10/07/2014 | 1322

Municipales de Río Negro

EXCLUSIVO DE INTERNET

La gran gestamp

Luego de una exitosa jornada con cerca de 600 firmas reunidas en la feria del trueque, los municipales despedidos de Villa Regina, Río Negro, reclamaron a la conducción michelista de ATE la presencia en el conflicto. Con una marcha se cortó uno de los accesos principales a la localidad. Al arribar al palacio municipal, se desencadenó una provocación policial y, tras una refriega con gas pimienta y golpiza por parte de la policía, se ingresó al municipio. Con compañeros golpeados, y ojos llorosos por todos lados, siguieron inyectando gas por el ducto de la calefacción. Rápidamente los medios que se hicieron eco de las denuncias de la represión.

Al anochecer se apersonó un comisario con un escrito del juez Federico Dalsasso con orden de detención “para todos los que obstaculizaran el paso al municipio, pegaran carteles informativos o realizaran asamblea en el perímetro del mismo”. Se continuó con la permanencia adentro, y se organizó la olla popular. Con el correr de las horas, al que salía no lo dejaban entrar más.

La combativa presencia de los compañeros del Partido Obrero, que desde afuera agitaban por la reincorporación, provocó un agolpamiento de los compañeros desde adentro que observaban emocionados a través de los vidrios a nuestra columna, soportando temperaturas bajo cero, manteniendo ininterrumpidamente por tres horas el redoblar de bombos y el ondear una bandera enorme. A la mañana siguiente concurrieron concejales del vecinalismo y la UCR, a los que se les pidió un aporte para la olla, con una declaración repudiando los tratos del tipo “delincuentes”, “violentos” y otras yerbas por parte del Ejecutivo (el bloque del pj y el soyem repudiaron el reclamo y la ocupación) rechazando la represión, pero no se pronunciaron por la prohibición de los despidos.

Tras cuatro días de toma hubo una sesión extraordinaria en el Concejo Deliberante y por 5 a 4 votaron la moción de exigir que se dictase la conciliación obligatoria. Pero el festejo duró poco, pues se recogieron declaraciones del intendente en un diario digital de que no piensa acatar la conciliación, y esta mañanano permitieron marcar la entrada a los compañeros en el lugar de trabajo. Al igual que en la autopartista Gestamp, es necesario redoblar los esfuerzos para continuar la lucha por la reincorporación de los 17 compañeros.


Norma Dardik-Tribuna Estatal de Rìo Negro- Coordinadora Sindical Clasista