Sindicales

3/7/2022

que intervengan los trabajadores

Negocian en secreto una reforma laboral en el ferrocarril

La Unión Ferroviaria está negociando el convenio colectivo de trabajo con Sofse a espaldas de los trabajadores.

Talleres del FFCC Roca en Escalada. Foto de archivo

Toda negociación colectiva del pliego de condiciones laborales requiere convocar a plenarios de todas las especialidades donde se planteen las demandas de cada sector para luego elaborar un pliego único que se convierta en el anteproyecto de convenio elaborado por los trabajadores. Eso es lo que se debería llevar a la mesa de negociación con el gobierno-empresa.

En este caso, se plantearía seguramente el reconocimiento de la insalubridad de la actividad ferroviaria, con reducción de jornada y jubilación anticipada, como han reclamado los guardatrenes del ferrocarril Roca; la defensa de los puestos de trabajo, como reclaman los brigadistas reunidos en asamblea autoconvocada, y el reconocimiento de las categorías, como pelean los trabajadores de los talleres (Tolosa, Llavallol, Escalada, Gerli), entre otros reclamos. También debería incorporarse el pase a planta permanente de los trabajadores de MCM y de todas las tercerizadas, así como la apertura de puestos de trabajo genuinamente ferroviarios para el ingreso de los hijos de los compañeros, como se han organizado para reclamar los ferroviarios del Chaco.

Nada de esto hace la Unión Ferroviaria. Es decir que no negocia con el mandato de los ferroviarios sino sobre la base de las pretensiones del Estado-patrón. Por eso, cada convenio se trata en secreto, se notifica a los medios antes que a los compañeros y luego tampoco se defiende, quedando el respeto de la normativa a criterio de la empresa.

Así fue como, en 2018, se firmó un convenio ultraflexibilizado y que planchó las categorías. Como no se discutieron las condiciones reales en las que se trabaja, perdió la vida un compañero en el Depósito de Llavallol, electrocutado por falta de la infraestructura necesaria para desempeñar la tarea y por el incumplimiento de los protocolos de seguridad.

En esta ocasión, como en ese entonces pero bajo otro gobierno, la discusión paritaria viene precedida de los objetivos de reducción del gasto fiscal que impone el FMI. El gobierno de los Fernández firmó un pacto con el organismo mundial que incluye objetivos de flexibilidad laboral que la burocracia de los sindicatos se dispone a incluir en los convenios.

Para que la paritaria actual no concluya en otro retroceso para los ferroviarios es necesaria la intervención de los trabajadores. Así como hicieron los compañeros de Escalada o los brigadistas. Exigir asambleas de especialidad para que los directivos informen qué se está discutiendo. Que participen paritarios votados por las bases en las negociaciones. Que no se firme sin la aprobación de los trabajadores en asamblea.