30/04/2020

Neuquén convulsionado por reclamos obreros

La masiva propaganda oficial sobre “conservar el empleo” y sobre la abundante ayuda social que estaría entregando el gobierno provincial, se derrumba a pasos agigantados en la medida que el hambre y la desocupación aprietan y los conflictos obreros por atrasos salariales se multiplican. Ante el cuadro creciente de reclamos, el Estado refuerza la creciente presión legal y policial en nombre de la cuarentena.


El Estado trata de curarse en salud porque se está anunciando un retraso en el pago de los salarios y el desconocimiento de la actualización por Índice de Precios al Consumidor (IPC), que fue ofrecida por el gobierno por un semestre y fue aceptada por ATE y UPCN y reclamada que sea anual por Aten.


Además, abundan los reclamos de las/os trabajadores hospitalarios, incluso con movilizaciones, sobre la carencia absoluta de elementos de bioseguridad para enfrentar la pandemia.


Pero en la actividad privada la suspensión de miles de petroleros, en algunos casos con el 30% del salario habitual; los lock out patronales, con despidos de hecho sin pagos de ningún tipo (mineros, construcción, comercio, gastronómicos, etc.); van abriendo una nueva situación política que permite quebrar la regimentación estatal y patronal.


Y no se trata solo de un proceso en Neuquén, sino que lo vemos en todo el país y en otras partes del mundo.


Los Comités de Crisis y la burocracia sindical


La conformación de estos comités, integrados por funcionarios y las fuerzas represivas, ha jugado un papel clave en las primeras semanas, con una campaña insidiosa de “quedate en casa”, a la cual se han sumado las direcciones sindicales de la CGT y la CTA.


Pero la dirección de TEP de Aten (Celestes de Ctera), junto a la de ATE que puso un camión a recorrer las calles, ha sido la que más lejos ha llegado en este afán de actuar con los mismos argumentos que los gobiernos. Incluso se anotó en primera fila reclamando a la policía que actúe “contra los trotskos” que se movilizan con total impunidad. Lo cual mereció el repudio de todas las corrientes de la oposición.


Tiran lastre, pero sin soluciones de fondo


En el día de ayer, las organizaciones del polo piquetero, con su movilización en Neuquén, han logrado 1.500 módulos alimentarios luego que el gobierno retirara el apoyo a los merenderos.


Las movidas docentes han apurado a la patronal a anunciar el pago por planilla complementaria de salarios adeudados y la convocatoria a una reunión de Consejo Provincial de Educación, tras un cuarto intermedio eterno, ante la parálisis de la dirección sindical. Bien que se trató solo de una liquidación parcial, quedando muchos sin cobrar aún.


La irrupción de los mineros arrancó un proceso de mediación en la fiscalía, que está en estos momentos en reunión, aunque objetivamente es un desvío para evitar una reunión con el gobierno provincial.


Este es el incipiente proceso de la puesta en pie de una reacción obrera más general, que abre la posibilidad de pasar por encima de las burocracias entreguistas.


El Partido Obrero, sus militantes y agrupaciones, hemos estado en la primera línea de cada reclamo con un programa, consientes que una organización que se postula como dirección de las masas debe ser un factor activo en la gestación de los procesos.




 

 

También te puede interesar:

Voces rurales rechazan la pésima paritaria firmada por la burocracia con la patronal y el gobierno.
En plena suba de casos, la patronal frutícola se aprovecha de que el Estado no testea.
La OMS anuncia que la mitad de la población del continente habrá contraído coronavirus en los próximos dos meses
Kicillof y Kreplak no quieren informes de contagios diarios.