14/09/1993 | 401

¡No a la “jomada” trucha del CTA con la patronal antiobrera!

La jornada convocada por el Con­greso de los Trabajadores Argentinos (CTA) para el próximo viernes 3 de septiembre es una completa «truchada”. No es un paro porque cada sindi­cato puede darle la modalidad que quie­ra. No forma parte de ningún plan de lucha. Su propósito tampoco es unificar los conflictos. En realidad, no es siquiera una convocatoria independiente del CTA. Por el contrario, sus inspiradores y beneficiarios son un conjunto de enti­dades patronales, que se reunirán el mismo día 3 con el CTA en un “ Congre­so de la Producción». Se trata de la Asociación de las Pequeñas y Medias Empresas (APYME), de la Federación Agraria Argentina, de Fedecámaras y del Instituto Movilizador de Fondos Co­operativos.


Este «Congreso de la Produc­ción» no se propone, sin embargo, reclamar el cese del pago de la deuda externa usuraria que provoca la quiebra de pequeños productores y chacare­ros; o la nacionalización de los bancos que cobran intereses confiscatorios, o la expropiación de los terratenientes que hunden a los pequeños agriculto­res para quedarse con las tierras de éstos


No. Las patronales que participan del «Congreso de la Producción» de­fienden el «pacto fiscal”, que anula los impuestos al capital y a las ganancias y aumenta los impuestos al consumo. ¡Defienden la «ley laboral», que liquida la jornada de ocho horas y la estabilidad en el empleo! ¡La mayoría de ellos apo­ya la «jubilación privada”, y el instituto Cooperativo y el CTA ya están montan­do un Fondo privado de pensión! Por si esto fuera poco, este «Congreso” exige que se devalúe el peso para favore­cer las exportaciones, cuyo mayor be­neficio irá a los bolsillos de los monopo­lios exportadores.


El CTA hace coincidir su «jornada » con el «Congreso», mostrando así, sin rubor, la verdadera hilacha de esta «Jor­nada”: una “Jornada» de inspiración patronal y para nada favorable a los trabajadores.


El Partido Obrero denuncia el carác­ter patronal de la «jomada» del CTA y llama a los chacareros y a los pequeños productores a un frente con la clase obrera para desconocer la deuda exter­na, confiscar a los pulpos bancarios y exportadores, y expropiar a los terrate­nientes, para que tengamos créditos baratos, cobro integral del precio de producción. Queremos denunciar en especial al Frente Grande, que no es ni frente ni grande sino el club de amigos de “Chacho” Álvarez y Solanas, que presentará la «jornada» del 3 como «anti-Menen» sin decir una palabra del programa real que tiene esta «jorna­da», antinacional y anti-obrera. Esto no es casual, porque ya el “Chacho” Alvarez votó a favor de la “reforma del


Estado» de Menem y hoy se declara contrario a anular el negociado de las «privatizaciones», y a juzgar y enjui­ciar a sus responsables.


La jornada del 3 está precedida de varias traiciones. La burocracia de ATE reventó la movilización de los trabaja­dores de Astilleros Rio Santiago para apoyarla «privatización» del Astillero que planea Duhalde. Mary Sánchez reventó cualquier posibilidad de huelga general docente, y hasta reclama que se aplique la «ley de educación» con­tra la cual se movilizó precisamente la comunidad educativa Repudiamos la instrumentación de los sindicatos do­centes, de Conadu, de ATE para una “Jornada» contraria a los trabajadores.


El Partido Obrero llama a organizar­se en el Frente de Izquierda (FIT), para luchar por un salario de 1.200 pesos, igual al costo de la canasta familiar, por el derecho a trabajar y por control obre ro de la producción

También te puede interesar:

La encerrona en que se encuentra toda la política económica de rescate de la deuda.
Rescate de la deuda a costa de liquidar los derechos laborales.
Una declaración pide que los Derechos Especiales de Giro se usen para salud, pero el gobierno acaba de cancelar 300 millones de dólares en intereses al organismo financiero.
Martín Guzmán habilitó una subasta de dólares a la medida de los fondos de inversión Pimco y Templeton.
Reclama mayores giros del FMI, que no serán usados en la salud ni en la compra de vacunas.