14/10/2004 | 872

No al cierre de Clínica Lerena

El sábado 25 de septiembre la patronal vaciadora puso llave a la entrada de la clínica. De esta forma intenta cerrar un capítulo de la lucha de los trabajadores que desde hace más de un año vienen soportando la flexibilización labo­ral y el vaciamiento.


El Ministerio de Trabajo de la provincia, forzado por los trabaja­dores, agotó la instancia administrativa, que llegó a su fase final, y está por decretar la inhibición ge­neral de bienes a la patronal.


El sindicato Atsa acompañó la acción de los compañeros hasta donde pudo; hace falta que la asamblea del gremio lance un plan de lucha contra el cierre de la clínica.


El Ministerio de Trabajo nacio­nal recibirá por segunda vez en el término de una semana a los trabajadores que le solicitaron un sub­sidio para empresas en crisis; cri­sis que hoy se ve agravada con el cierre de la clínica.


Es absolutamente necesario que el poder político determine si deja pasar por alto el cierre o interviene para que 80 familias no queden en la calle.


Hoy más que nunca queda de manifiesto que somos los trabaja­dores los que tenemos la salida para preservar los puestos de trabajo y luchar contra el cierre del esta­blecimiento.


¿Será que los Lerena son aque­llos en los que confía el gobierno de Kirchner, para garantizar el traba­jo en la Argentina?


Nosotros creemos que somos los trabajadores los encargados de defender los puestos de trabajo y el salario.


Hoy se necesita de toda la soli­daridad del movimiento obrero y piquetero para luchar contra el cierre de Clínica Lerena, impuesto por esta patronal vaciadora avala­da por el gobierno nacional del pre­sidente Kirchner.

También te puede interesar:

De la convocatoria participaron funcionarios del gobierno, empresarios y dirigentes de gremios industriales
En las puertas de la Cámara de Comercio de EE.UU en el país.
Un congreso entre el gobierno, los empresarios y la burocracia sindical al servicio de flexibilizar los convenios.
Solo el FIT-U lucha por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, para combatir la desocupación.
Por un plan de lucha de Atsa, sin patrones, hasta los $100.000 de básico.