26/08/2004 | 865

«No hay dudas de que se ha engañado a los trabajadores de Coronel Suárez»

Lo djjo el dirigente regional del Partido Obrero, Néstor Conte, quien estuvo acompañado por Da­niel Rapanelli, dirigente a nivel na­cional. Calificaron de brutal y sal­vaje el desalojo de los cooperativis­tas de Textiles Pigüé. Rapanelli cargó contra los sindicalistas Agotegaray y Simón al decir que no de fendieron a los trabajadores desa­lojados. Calificó de lesivo el acuer­do que puede cerrarse entre Gote­lli y los trabajadores de Gatic SA. (…)


Néstor Conte, referente regio­nal del PO, estuvo presente mien­tras desalojaban a los cooperati­vistas de Textiles Pigüé.


En diálogo con Nuevo Día, am­bos dirigentes vertieron conceptos de repudio para con el desalojo y fueron duros cargando contra los sindicalistas locales, Juan Pablo Simón, de Socaya, y Raúl Agotegaray, de Seca (…).


“Un asalto planificado”


Daniel Rapanelli desechó el ca­lificativo de desalojo y aseveró que "esto fue un asalto planificado”, y luego brindó detalles de por qué di­cho concepto. "Cuando uno observa que hay coches de civil, 200 efecti­vos policiales, que está la Gen­darmería, que hay celulares, y se entra a fuerza de gases y bastona­zos, que se golpea a trabajadores y entre ellos a mujeres, estamos frente a un caso muy grave que de­be ser denunciado”, dijo.


Agregó que "esta manera de ac­tuar de los efectivos de seguridad nos remiten a un pasado muy du­ro de la Argentina" (…).


“Un acuerdo lesivo”


En referencia al acuerdo que intentan cerrar los trabajadores de las plantas de Coronel Suárez con la empresa Indular Manufac­turas SA, que lidera Guillermo Gotelli, [Rapanelli] dijo que “se trata de un acuerdo absolutamen­te lesivo a los intereses de los tra­bajadores”.


Resumió la situación actual de dicho conflicto diciendo que “la fá­brica está cerrada, los bancos no dan el acuerdo y se quiere forzar a los trabajadores a aceptar un com­promiso que va a implicar el des­pido de la mitad de la fábrica, que desconoce la deuda salarial acu­mulada y la antigüedad de los tra­bajadores. En resumen, es un acuerdo antiobrero, flexibilizador y que prepara algo así como una re­forma laboral para el puñado de trabajadores que puedan perma­necer en Gatic”.


A raíz de este suceso, el Parti­do Obrero y el Polo Obrero decidie­ron encabezar una serie de mani­festaciones y actos en apoyo a los cooperativistas de Textiles Pigüé bajo la consigna “Devuelvan la fá­brica a sus dueños, y sus dueños son los trabajadores, la Cooperati­va”, sentenció Rapanelli. Al mismo tiempo agregó que respaldan esta decisión el Bloque Piquetero Na­cional y el Polo Obrero que enca­beza Néstor Pitrola.


“Los acreedores son los trabajadores”


Por su parte, el dirigente regio­nal del Partido Obrero, Néstor Con­té, quien estuvo en el momento del desalojo de la planta N8 6 de Gatic Pigüé, manifestó que "los cooperati­vistas fueron recibidos en Bahía Blanca con mucha simpatía por el sindicato docente Suteba, el de los universitarios, y por el Polo Obrero”.


Al mismo tiempo agregó que los principales propietarios de Gatic SA no son Bakchellián (…). “¿Quié­nes son los propietarios?, los prin­cipales acreedores son el Estado y los trabajadores (…) [con acreen­cias] que suman varias decenas de millones de pesos (…)”.


Daniel Rapanelli reforzó a su compañero al decir que “no es ver­dad que se haya violado alguna propiedad privada, los que han si­do violados son todos los derechos de los trabajadores  (…)”.


“Este acuerdo es muy perverso porque se simula una nueva em­presa con la sola intención de que Bakchellián mantenga la propie­dad de la empresa bajo la simula­ción del pago de un canon, y con el cuento de que es una nueva empresa se desconoce la deuda sala­rial con los trabajadores. ¿Bak­chellián puede invocar que a él le pertenece una fábrica cuando debe 700 millones de pesos?”.


De manera particular sintetizó el planteamiento de lucha al decir que “en Gatic Coronel Suárez te­nemos que luchar para que queden todos los trabajadores adentro, ni un solo despido, mientras que en Gatic Pigüé respeto a la decisión soberana de los trabajadores en asamblea, que le devuelvan la planta a la Cooperativa”.


¿Los obreros están engañados?


La última pregunta que se les formuló a los dirigentes del Partido Obrero tuvo que ver con el hecho de por qué en Coronel Suárez los ope­rarios aceptan el acuerdo de Indular Manufacturas SA, mientras que en Pigüé no. Al respecto Néstor Conte aseguró que “el dato para Co­ronel Suárez es que (Juan Pablo) Simón reconoció en parte en la asamblea de Pigüé que los acuerdos con los bancos no están, y lo que es obvio -y no se dijo en la asamblea de Coronel Suárez-, es que la mi­tad de los obreros no va a entrar a trabajar, solamente tomarán a los más jóvenes, y a los más antiguos en la fábrica no, porque no les con­viene reconocerles la antigüedad”. Fue más allá al opinar sobre la pos­tura que mantienen loe operarios suarenses cuando dijo que “creo que la gente acá votó confundida y no se les explicó que la no reaper­tura de las plantas no era porque los compañeros de Pigüé mantení­an la forma (te una cooperativa, si­no porque los acuerdos de Gotelli y Bakchellián no son sostenidos in­cluso por los bancos acreedores. Se ha engañado a los trabajadores de Suárez, y de esto no cabe ninguna duda”, concluyó.

También te puede interesar:

La banca del PO-FIT-U, al servicio de las luchas obreras.
El tractor de la Ford, y el cañón de la Krupp.
Un programa para las obreras metalúrgicas.
Una asamblea masiva votó la medida en la planta Ternium del grupo Techint.
Urge declarar la asamblea permanente. Que los trabajadores de Ternium puedan seguir y decidir sobre las negociaciones con la patronal.