Sindicales

14/4/2021

Otra muerte por Covid–19 en el subte

Por un plan general de salud laboral de la AGTSyP.

Naranja del Subte

El nuevo fallecimiento de un trabajador por Covid-19 eleva a diez la cifra de víctimas fatales en el subte por la pandemia. Y pone en tela de juicio, una vez más, las condiciones de bioseguridad en un medio de transporte que, por subterráneo, mal ventilado y con hacinamiento de personas, reúne las características de lo que el ministro de Salud de CABA, Fernán Quirós, define como lugar “supercontagiador”.

En estos días, frente a dos contagios en el taller San José, doce trabajadores fueron aislados por ser contactos estrechos, uno de los cuales ya dio positivo en las últimas horas, dando un primer total de tres contagios de 14 aislados. Pero eso no sucedió sin que la representación gremial del sector venciera la dura resistencia patronal que atribuye los contactos a negligencia de los obreros. Como se observa los trabajadores tuvieron razón ante la aparición de los primeros contagios por contacto estrecho, como dato se ha paralizado todo un turno de mantenimiento. De haberse impuesto el criterio de la empresa, los trabajadores contagiados estarían en su lugar de trabajo exponiendo su salud y esparciendo el virus.

En el sector tráfico, por su lado, se manifestó la intención de Metrovías y del gobierno de Larreta de aumentar la frecuencia del tráfico, en consonancia con su línea de abrir las escuelas y todas las actividades a pesar del ascenso en flecha de contagios e internaciones en el Amba, con que se manifiesta esta gravísima segunda ola. También correspondió a los trabajadores, con medidas de acción directa, evitar la trasgresión de los protocolos de seguridad y abrir una negociación para que reformas de las instalaciones garanticen condiciones de distanciamiento y ventilación forzada, para la coexistencia de personal en espacios de uso común.

Luis Pasquín, el trabajador fallecido, fue hisopado por ser contacto estrecho de un caso sospechoso. Ante el resultado negativo, la empresa lo mandó a trabajar transgrediendo las disposiciones oficiales que indican que estos contactos deben aislarse 10 días para evitar que un posible “falso negativo” se convierta en contagiador de más compañeros. Un mal hábito patronal muy extendido en todo lugar de trabajo. Varios pronunciamientos gremiales han salido al cruce de la temeraria resolución conjunta de los ministros de Trabajo (Moroni) y Salud (Vizzotti), que autoriza a convocar al personal de riesgo con una dosis de vacunación. Es evidente el contubernio de empresarios y gobierno para acelerar todo lo posible la actividad económica a expensas de la salud y la vida de los trabajadores.

Finalmente, hay que destacar que esta lucha obrera sistemática contra la criminalidad patronal ha sido plasmada en un protocolo de bioseguridad integral para todo el subte, con protocolos específicos para los sectores (tráfico, talleres, etc.), elaborado por la Naranja y que ha servido como insumo para las luchas que se fueron librando tanto en los talleres como en la línea B.

No hay que tolerar un muerto más en el subte. La AGTSyP debe diseñar un mapa general de seguridad, relevando las falencias de cada sector de trabajo, con participación de trabajadores electos del sector -como comisiones de seguridad e higiene- y profesionales adscriptos a la AGTSyP. Su función es reclamar las reformas estructurales necesarias y garantizar los protocolos: distanciamiento, trabajo en burbujas, tránsito en espacios comunes, desinfección, control de casos y contactos.

Simultáneamente, la AGTSyP debe impulsar una campaña por la vacunación de todos los trabajadores del subte y premetro, que debe incluir el reclamo de incautación de las vacunas de AstraZeneca producidas en Argentina por el laboratorio mAbxience, propiedad de Hugo Sigman.

Esta tarea, hay que decirlo, va en paralelo con la lucha por otro gran objetivo de la salud pública, la descontaminación del subte por amianto, otro agente patógeno mortal diseminado en toda la red, que también acaba de cobrarse la vida de un trabajador por cáncer de pulmón.

En esta nota