25/11/2020
MINERAS

Otro fracaso de los protocolos empresarios en Santa Cruz

El Estado, las empresas y los gremios siguen atentando contra la salud de los trabajadores.

Nuevamente ante los ojos de la dirección sindical y el gobierno provincial, las mineras siguen incumpliendo los protocolos establecidos y firmados por ellos mismos. Así es en minera Don Nicolás, donde un trabajador de una contratista proveniente de la localidad de Puerto Deseado (ciudad declarada como zona de contagio comunitario) advirtió que tenía síntomas de resfrío antes de subir al turno y fue totalmente desestimado. Exigido por la propia empresa y ante los ojos de la dirección sindical, no se cumplió con los 7 días de aislamiento y subió a su turno normal el día 17/11 sin tener aún el resultado del test en mano. Ese mismo día al llegar al yacimiento, el compañero se acercó al servicio médico reiterando tener malestar físico y síntomas de Covid-19. El nuevo test por PCR dio positivo.

Repudiamos totalmente el accionar de la empresa. Otra vez vemos que la producción está por encima de la salud de los y las trabajadoras, que el gobierno provincial es el principal responsable de garantizar la producción a las mineras por un mínimo de regalías, que la dirección sindical que nunca está enterada de lo que pasa sin tomar las responsabilidades que deberían tomar y exigir un respiro para cesar la actividad y realizar una desinfección general y, por último, que las empresas que no respetan los protocolos.

Todos colgados de las y los trabajadores mineros. Decimos basta de negociar con la salud de las y los mineros, es tiempo de organizarnos exigiendo comités de control propios elegidos por los mismos compañeros. Debemos controlar el funcionamiento del servicio médico, no podemos confiar en las autoridades sindicales ni en el gobierno.

Vamos por la organización independiente de los y las trabajadoras para cuidar nuestra salud, la de nuestras familias y de toda la comunidad en general.

 

 

En esta nota

También te puede interesar:

Manaos se queda sin oxígeno para los pacientes con Covid-19.
La segunda ola ya llegó, gracias a la desidia patronal.
Polémica por el fallo del juez que obligó a profesionales de la salud a administrar la sustancia tóxica.
Editorial. Escribe Eduardo Salas. El gobierno entre la parálisis y la improvisación.