24/03/2021

Paro indeterminado en Siderar Canning contra siete despidos

Una asamblea masiva votó la medida en la planta Ternium del grupo Techint.

El largo conflicto que comenzó en febrero, con casi un mes de paro, interrumpido por conciliaciones, se reaviva con esta gran respuesta de los metalúrgicos de Siderar Canning ante siete nuevos despidos, votando el paro indeterminado de forma unánime en una asamblea de casi 300 trabajadores.

La empresa, que despidió 40 trabajadores durante el paro anterior en febrero, se dedicó en el período de la conciliación a apretar y amedrentar a esos 40 compañeros, citándolos de a uno, “ofreciendo” retiros voluntarios o largas suspensiones aleccionadoras como única forma de evitar el despido.

Con esta extorsión logró imponer 29 suspensiones sin encontrar ninguna intervención del gremio para evitar este apriete individual, que ahora serán un instrumento de presión y nuevas amenazas.

Las conciliaciones acordadas entre la empresa y la UOM seccional Avellaneda, con intervención del Ministerio de Trabajo nacional, fueron el terreno propicio para los objetivos de aprietes del grupo de Paolo Rocca. Ninguna de estas conciliaciones, ni las negociaciones que se estaban llevando adelante, fueron informadas ni puestas a consideración de la asamblea de fábrica por parte de la conducción de la UOM. Los informes “de pasillo”, que difundía el sindicato, aseguraban que no habría despidos.

El grupo Techint se mueve con tanta impunidad que argumenta como causa de despido la decisión de los trabajadores de no acatar la conciliación obligatoria durante el paro anterior. Este argumento absurdo se rebate señalando que en primer lugar fue la empresa quien desconoció la conciliación obligatoria, al realizar fuertes descuentos salariales; por otra parte, el paro, que fue en respuesta a esos descuentos, fue una acción gremial colectiva, resuelta en asamblea y avalada por la UOM. No fue la acción individual de siete trabajadores.

Es urgente un plan de lucha de todo el gremio

La tenaz lucha de los metalúrgicos de Siderar Canning en defensa de los puestos de trabajo, el convenio y contra la flexibilización laboral merece el acompañamiento de un plan de acción de todo el gremio.

El conflicto de Siderar no puede estar afuera de la mesa de negociaciones paritarias que encabezan Caló y el secretariado nacional de la UOM. La situación de avasallamiento de derechos y ataques al salario en el gremio metalúrgico atraviesa infinidad de fábricas. La lucha de Siderar es la punta del iceberg de un cuadro más general en el gremio, que merece una lucha de conjunto.

Es urgente que se convoque un congreso de delegados en la seccional Avellaneda, que resuelva un plan de lucha y movilización por Siderar y todas las reivindicaciones de las diferentes plantas; que se realicen asambleas en cada fábrica y taller y que pongan al tanto del conflicto al todos los metalúrgicos de la zona y llame a la solidaridad.

Hay que desarticular la política de complicidad del Ministerio de Trabajo nacional con la empresa, que debería intervenir en este conflicto contra las arbitrariedades de la patronal, que despide con causas truchas mientras rige un decreto de prohibición de despidos. No se nos debe escapar que Techint ya despidió masivamente con el decreto vigente, mostrando los límites que tiene el gobierno para actuar contra este grupo capitalista.

Solo un plan de lucha y movilización puede poner un freno a la empresa y arrancar las siete reincorporaciones de los compañeros. Con esta perspectiva, seguiremos rodeando esta lucha, incondicionalmente, hasta que ganan los metalúrgicos de Siderar Canning.

En esta nota

También te puede interesar:

Un programa para las obreras metalúrgicas.
Urge declarar la asamblea permanente. Que los trabajadores de Ternium puedan seguir y decidir sobre las negociaciones con la patronal.
Una asamblea muy concurrida votó seguir parando y acampando, luego que Techint decidió mantener el ataque al convenio y al salario.
El Grupo Techint contó con el apoyo del Ministerio de Trabajo, la Justicia y la policía para que se levante la medida de fuerza y poder sacar su producción.