El jueves 4 de septiembre el sindicato docente de Neuquén (Aten) inició un paro por tiempo indeterminado.


Esta medida, la huelga por nuestro salario, había sido anunciada desde principio de año. La resolución del Plenario de Aten planteaba el no inicio de las clases para después del receso invernal. Cuando hubo de ratificarse en asambleas, seccionales como Centenario, Cutral-Có, Zapala y Senillosa marcaron el camino. Fue todo el activismo rosa, fucsia, ámbar y otras yerbas neo-izquierdoides el principal obstáculo para que esa huelga se desenvolviera con toda su fortaleza. Esgrimían argumentos trillados como los de «responsabilidad y conciencia», o que «la gente no da», u otros más sofisticados como: «quienes sostienen el paro por tiempo indeterminado impulsan una medida con la oculta intención de no trabajarla a posteriori, para que se autoliquide y entonces reventarla». Pero muchos compañeros se sumaban al planteo de Tribuna Docente: basta de paros aislados que son sólo simbólicos.


La medida finalmente se impuso en contra de la política de aquellas corrientes, y las superó dejándolas boquiabiertas con una altísima adhesión el día de su inicio y una marcha hacia los puentes carreteros que congregó alrededor de 7.000 compañeros. «El gremio docente (Aten) recibió un fuerte espaldarazo de diferentes sectores de la comunidad en el marco del primer día de paro por tiempo indeterminado…» (Río Negro,5/9). La realidad superó sus vaticinios derrotistas.


No hay que ser muy perspicaz para entender que un mes y medio de vacilaciones y paros acotados provocaron un desgaste en el conjunto de los trabajadores y que hasta ahora viene acumulando gran cantidad de descuentos por esos días no trabajados. A pesar de ello, la huelga se mantiene y el gobierno empezó a acusar el golpe. Lanzó una campaña de amenazas y una brutal represión contra los compañeros movilizados en Junín de los Andes.


En la provincia, el efecto devaluador del peso (y de nuestro salario) ha hecho (y sigue haciendo) crecer a niveles récord el superávit por recaudación de regalías. El acuerdo del gobierno nacional con el FMI para pagar con reservas, con una «paridad cambiaria adecuada» le sirve de marco al gobierno provincial para seguir manejando fondos extraordinarios. Hay sobreabundancia de ellos en la provincia.


Los docentes hemos presentado un petitorio ante el gobierno provincial que plantea, entre otras cosas, una recomposición salarial de 75% sobre el valor punto, el pase a planta permanente de los trabajadores de los «planes» y contratados, y una serie de reivindicaciones relativas al ISSN (el desfalco gubernamental en la caja jubilatoria y en la de obra social lo ha puesto en una nueva crisis, que anima al gobierno a anunciar nuevas rebajas salariales para «superarla»).


Nos encontramos ante una situación de definición: debemos fortalecer la medida, extendiéndola a otros trabajadores, estatales y desocupados (muchos de éstos, padres de nuestros alumnos), por reclamos convergentes con los nuestros. Debemos rodear la Casa de Gobierno en una gran movilización. La lucha se mantiene, lo que fue demostrado, particularmente, en el festival desarrollado el Día del Maestro, que aun bajo la lluvia concentró a cerca de 6.000 compañeros.


Las últimas resoluciones del Plenario convocaron a una marcha con los estudiantes para el día de conmemoración de la Noche de los Lápices, corte de ruta en Senillosa por cuatro horas, e interrupción por tiempo indefinido de los puentes Cipolletti-Neuquén – esto último a refrendar por las asambleas a realizarse el día miércoles 17 – . Si seguimos y profundizamos esta huelga, la ganamos.

También te puede interesar:

Rechazamos la política de devaluación e inequidad educativas, el ajuste y la precarización laboral.
Concesiones a los pulpos petroleros con mira exportadora.
En el marco de la jornada nacional de lucha en rechazo a un pacto con el Fondo.