Desde el 20 de setiembre, los compañeros del Banco de Río Negro realizan un paro por tiempo indeterminado en defensa de su estabilidad laboral, del convenio y el estatuto del personal.


Está en marcha un proyecto de modificación de la ley de privatización del Banco, la que preveía la privatización del 57% del capital accionario. Las modificaciones apuntan a la privatización total del banco, manteniendo una entidad residual en manos de la provincia, la cual obviamente se tendrá que hacer cargo de la cartera incobrable. La cartera a privatizar se avalará por ley con los fondos de la coparticipación federal.


Los pliegos de la licitación prevén desde el vamos la pérdida de 175 puestos de trabajo mediante retiros voluntarios, pases compulsivos a la administración pública o jubilaciones anticipadas. Pero se sabe también que el horizonte de los posibles compradores no incluye una dotación mayor a los 450 empleados y el cierre de sucursales en localidades “no rentables”. Los interesados son el Banco de Galicia y el Banco Mildesa, del cual se señala que actuaría como testaferro de un grupo vinculado a Massaccesi.

También te puede interesar:

Sumate este Sábado 8/5 a las 15hs al plenario abierto a la comunidad educativa.
En medio de la segunda ola, el gobierno ataca los trabajadores de salud. Vamos por un gran paro hospitalario
Reclaman soluciones habitacionales.