18/10/2007 | 1014

Parque Centenario: ¡Que se vaya la policía, no los feriantes!

Por Gustavo

Desde el 15 y 16 de septiembre pasados, un importante operativo policial impide la realización de la feria de los fines de semana de Díaz Vélez y Marechal, en el Parque Centenario.


En los últimos meses, esta feria se venía extendiendo notablemente, evidenciando la crisis social de la ciudad y el conurbano. Cientos de desocupados tienden sus mantas en distintos puntos de la Capital, a la intemperie, tratando de subsistir mediante la venta de baratijas.


En lugar de dar una salida, el Gobierno de la Ciudad optó por la represión. Esto demuestra el carácter social de la transición Telerman-Macri-Kirchner, que desaloja a los explotados de las plazas y los parques para transformarlos en fuente de negociados capitalistas. Con este propósito violan, incluso, su propia legislación. El artículo 83 del Código Contravencional explicita que la venta para mera subsistencia no constituye contravención alguna.


Los feriantes “manteros” se han organizado, eligiendo delegados en asambleas de más de cien personas. Cortaron la avenida Díaz Vélez durante tres fines de semana consecutivos, y ya consiguieron que dos mil vecinos firmaran un petitorio de apoyo.


Por abajo, la policía les ofrece trabajar a cambio de dos pesos de comisión, pero los feriantes rechazan trabajar bajo esta extorsión, que por otra parte pretende quebrar el movimiento de lucha.


El gobierno debe dar una respuesta inmediata a los centenares de familias que subsisten mediante la venta en las ferias. Los “manteros” del Centenario reclaman un área en el Parque, en condiciones adecuadas para poder trabajar.


La política de desgaste del gobierno se ha topado en el Centenario con una fuerte resistencia.


¡Que se vaya la Policía, no los feriantes!

En esta nota

También te puede interesar:

Se pone en riesgo la vida de los vecinos y los trabajadores del distrito, ya que las única disposiciones quedan a cuenta de los feriantes.
Se abrirá una red de "oficinas de género" para lavarle la cara a una fuerza entreverada con el narcotráfico y responsable de un sinfín de abusos contra las mujeres.
En defensa de los puestos de trabajo y contra el desalojo del centro cultural.
En un bandazo, el presidente yanqui decretó varias de las propuestas parlamentarias de la oposición demócrata
A propósito de una nueva detención de un jefe policial por su complicidad con el narcotráfico.