13/05/2004 | 850

«Paso a las luchadoras» se estrenó en Pehuajó

Como parte de la lucha que se desarrolla en nuestra ciudad por el desprocesamiento de los compañeros Adalberto Ricci, Sandra Izaguirre, Cristina Frutos y un compañero del MTL, en el comedor del barrio 24 de Agosto (donde funciona uno de los comedores que organizó el Polo Obrero), se estrenó el video “Paso a las luchadoras”,este nuevo logro del Ojo Obrero que refleja la opresión capitalista sobre la clase obrera y en especial sobre las compañeras.


Particularmente impactante fue el relato donde se refleja la organización de las compañeras para poner fin al calvario que ejercía un golpeador sobre una de ellas. Esto es particularmente importante, ya que según datos oficiales en el 80% de las familias de Pehuajó hay violencia familiar. El 60% es del hombre sobre la mujer, el 50% es de los padres hacia los niños, y un 20% es de la mujer hacia el hombre.


La proyección del video sirvió para congregar una multitudinaria presencia de 70 vecinos; la experiencia, además, refuerza el reclamo de la construcción del refugio para la mujer, en un terreno conseguido con mucha lucha, precisamente en el barrio. Los datos arriba señalados son más que elocuentes, y fundamentan el reclamo de este proyecto tan importante.


Muchos fueron los compañeros/as que después de el video solicitaron repetir la experiencia en sus barrios, e incluso en algunas escuelas e institutos terciarios.


Después del video, una cena a la canasta y un concurrido bailongo cerraron la noche del sábado en este barrio populoso, lindero a un frigorífico donde más de un centenar de trabajadores y trabajadoras son explotados y con salarios en negro, lo cual es la muestra viva de la barbarie capitalista y de la necesidad de organizar la sociedad sobre nuevas bases.

También te puede interesar:

El gobierno convocó a las organizaciones para el día lunes.
Continúa el plan de lucha contra el ajuste y hambre.
Contra el ajuste en los comedores y por un fin de año sin miseria.
Miles de familias trabajadoras no cuentan con servicios esenciales.
Jornada nacional, por un bono compensatorio de $15.000 y un fin de año sin hambre.