03/12/2015 | 1392

Personería gremial para la AGTSYP: una conquista y un punto de partida

Subte Taller Rancagua


Finalmente, Tomada procedió a otorgar la personería gremial para la AGTSyP, permitiéndole la representación en primer grado de todos los trabajadores de Subte y Premetro en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, según las competencias que marca la Ley de Asociaciones Sindicales. El sindicato podrá ser firmante de convenio.


 


La alegría y entusiasmo recorrió ampliamente las bases del Subte. Después de siete años de haberse presentado los papeles del sindicato, inscripto dos años después (cuando lo normal son 90 días de trámite) y luego de normalizar sus autoridades, estatuto y balances contables, se procedió a iniciar a mediados de 2013 los trámites de compulsa contra la UTA que ejerció una representación ilegítima. Un dominio que fue quebrado, en su momento, por aquel Cuerpo de Delegados combativo que le hizo firmar, a regañadientes, grandes conquistas como las 6 horas (2003), el pase de los tercerizados (2005-2006), un gran aumento salarial (2005); y hasta rechazó la aplicación del guarda flexibilizado (2008) y las máquinas expendedoras (2004). La existencia de la AGTSyP también condicionó en los hechos el “monopolio de la lapicera” por la UTA.


 


Ahora, este reconocimiento de competencia legal y legítima por parte del Estado hacia la AGTSyP, debiera ser un punto final a un largo período, donde reivindicaciones justas y necesarias nos fueron negadas en nombre de no poseer la representación “legítima”. Basta nombrar el 82% móvil, la jubilación anticipada a los 55 años, el reconocimiento de la insalubridad definitiva y extensiva a todo el ámbito, el destierro de la tercerización (que ha vuelto), la mejora de la bolsa de trabajo y el sistema de ascensos, la redefinición de las categorías y el escalafón del Convenio, el régimen de descansos y francos, las condiciones de Higiene y Seguridad, las dotaciones de personal, las innovaciones tecnológicas y su impacto laboral, la capacitación técnica, el servicio médico, etc.


 


Es una conquista. Sin olvidar, claro, que la personería gremial tiene también otra cara. Es, junto a gran parte del articulado de la Ley 23551 (de Asociaciones Sindicales), una traba del Estado capitalista para condicionar el libre accionar de los sindicatos y el ejercicio de su democracia sindical. Por ejemplo, la amenaza de perderla si no se acatan disposiciones ministeriales, siempre antiobreras. De manera que la nueva situación pondrá a prueba, en un nuevo escenario, a la dirección kirchnerista de la AGTSyP, que condicionó todo su accionar a los compromisos con el gobierno.


 


Llamamos a desarrollar toda una agenda por las reivindicaciones postergadas, con el método clasista de la asamblea y el mandato. Ante la urgente situación creada por el ajuste en marcha, con la suba de precios al consumo, los tarifazos energéticos, la devaluación y aumento del costo de vida en el marco del traspaso de gobierno, “estrenemos” la Gremial con el pedido de un bono de fin de año que compense mes a mes hasta llegar a la discusión paritaria en marzo.