01/09/2011 | 1192

Petrobras pretende «controlarse» a sí misma

Basta de muertes obreras: ¡por una comisión obrera, que controle la seguridad y el proceso productivo!
Por Néstor Conte Candidato a intendente por el Partido Obrero en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores

Después de dos muertes de jóvenes trabajadores, una en 2004 y otra hace pocos días, la empresa Petrobrás ha resuelto realizar una auditoría de su refinería de Loma Paraguaya en nuestra ciudad. Pasaron siete años desde la primera muerte y tuvo que morir otro compañero para que el pulpo intente esta cortina de humo.

El responsable del CTE -Comité Técnico Ejecutivo- dejó al desnudo que la planta sólo seguía funcionando por la presión del gobierno nacional ante la crisis energética del país, ya que las condiciones de operatividad no eran las adecuadas. Una bomba de tiempo al servicio de la voracidad capitalista, con la complicidad del gobierno y el Estado.

La explosión en Petrobras sumó la víctima número catorce a las ocurridas en empresas multinacionales que operan en Bahía Blanca. La precariedad en las condiciones de empleo y de seguridad hace que sigamos velando jóvenes, mientras las Petrobras, Profertil, Telefónica o Dreyfus recogen millonadas de pesos de ganancias.

La estafa mayor es que la propia Petrobrás pretenda que se va a controlar a sí misma. La complicidad de las ART, de la burocracia de los sindicatos y del Estado en este crimen contra el pueblo trabajador contrasta con la movilización popular que, al ritmo del «Polo (petroquímico) asesino», salió a reclamar el final de la destrucción del medio ambiente, de la precariedad laboral y de las muertes obreras.

Llamamos a todos los trabajadores, al sindicato petroquímico, a la CTA y a todos los sindicatos, centros de estudiantes y organizaciones populares a seguir marchando por el juicio y castigo a los responsables de esta muerte.

Todos los poderes del Estado y sus funcionarios ya han mostrado su complicidad o su impotencia. Por comisiones obreras y de los trabajadores que controlen los procesos productivos.

Basta de precariedad laboral y destrucción del medio ambiente.

En esta nota