Sindicales

8/2/2022

Petroleros: asamblea, paro y acatamiento de la conciliación obligatoria

Urge la intervención obrera desde la base. La dirección prepara otra entrega

asamblea obrera en Añelo

La dirección del sindicato de petroleros privados de Neuquén, Rio Negro y La Pampa convocó a una masiva asamblea en Añelo ayer lunes 7/2. Cerca de 15.000 petroleros coparon la localidad en el corazón de Vaca Muerta. La misma fue convocada por el sindicato para discutir el planteo salarial ante la pérdida de poder adquisitivo.
Esta exigencia consiste en el adelantamiento de un 10% pactado para el mes de mayo y la apertura de la paritaria en marzo. El mismo sindicato reconoce que había acordado un incremento del 35% para el 2021 con una inflación del 50%. Además de ello, se exige una mejora salarial los trabajadores que trabajan turnos de 8 horas, es decir, no hacen horas extras alargando la jornada laboral para sumar unos pesos.

Junto con estos reclamos, el sindicato incorpora una demanda de sectores empresariales de la región, que bajo la figura de Pymes y el “compre neuquino” pide su cuota parte en el negocio de la tercerización de los servicios petroleros y gasíferos.

La masiva asamblea obrera es la primera iniciativa de la nueva comisión directiva, la cual es ejercida por Marcelo Rucci, el elegido como su sucesor por el histórico líder petrolero, Guillermo Pereyra. El nuevo secretario general se presenta con una verborragia más combativa, algo que la prensa especializada también lo destaca. Es que en la asamblea obrera, el dirigente petrolero señaló “nos hablan de récords de producción petróleo, de gas, de hidrofractura, pero no de récords de salario” y sentenció_ “Esto no se arregla si no demostramos nuestra fuerza, vamos al paro a partir de ahora”.

Sin embargo, ni bien el Ministerio nacional decretó la conciliación obligatoria a pocos minutos de lanzado el paro, el discurso combativo quedó al descubierto ya que a pesar de semejante demostración de fuerza, la dirección del sindicato la acató inmediatamente en momentos que el párate en la producción comenzaba a sentirse.

La nueva dirección tiene la misma orientación que la dirigida por Pereyra. No asistimos a un cambio de fondo. Rucci ha sido arte y parte de las entregadas de la anterior conducción de la que era parte, tanto en lo salarial, de reincorporaciones, como de la reforma laboral del Convenio Colectivo del año 2017, que provocó ocho asesinatos laborales y centenares de mutilaciones.

Los nuevos matices y “modales” de Rucci en relación a Pereyra se explican por el estado de bronca e inquietud de los obreros petroleros por la pérdida salarial en el contexto de una superexplotación laboral sin precedentes. Es que un gran aporte al crecimiento de la producción hidrocarburífera se basa en la intensificación de los ritmos de trabajo con menor personal.

Asimismo, las acciones de Rucci apuntan a colocar al sindicato como lobby de intereses de empresas petroleras que pretenden ganar posiciones en el sector de servicio de la industria. A eso se refiere cuando piden más Pymes neuquinas.

Dicho esto, es indudable que se presenta un escenario importante para que se ponga en movimiento la enorme fuerza de este sector estratégico de la clase obrera neuquina y de la región. Rucci prepara una nueva entrega y es por ello que urge la intervención de los trabajadores petroleros desde las bases. La defensa del salario y las condiciones de trabajo solo pueden serlo con la acción directa de la clase obrera.

Arriba petroleros.