22/05/2014 | 1315

Por el reparto de las horas de trabajo respetando el salario

SUSPENSIONES EN GENERAL MOTORS


En Rosario comenzaron las suspensiones en la planta de GM de Alvear. La patronal decidió suspender a sus 2.750 trabajadores una vez a la semana durante los meses de mayo y junio. Los pronósticos para julio son aún peores. Sucede que el 76 por ciento de la producción de esta planta es destinada al mercado brasilero.

El Smata fue parte del armado del cronograma de suspensiones y sostiene que los trabajadores se tienen que quedar tranquilos porque cuentan con un banco de horas, por lo que no habrá reducción salarial en mayo. La empresa ya dijo, sin embargo, que las suspensiones son al 65 por ciento.

El gobierno de Bonfatti no ha emitido sonido frente a la crisis industrial que empieza a asomar en la provincia. Junto a las suspensiones en GM, la metalúrgica Aros Kim suspendió a sus 50 trabajadores. Los antecedentes revelan que el gobierno del Frente Progresista permitió que las empresas actúen a su antojo, despidiendo y cerrando plantas. Como la metalúrgica Mahle de Rosario que dejó en la calle a 500 trabajadores hace unos años o la autopartista Paraná Metal que dejó sin trabajo a 1.000 familias, una catástrofe social para una ciudad del tamaño de Villa Constitución.

El Frente de Izquierda y el Partido Obrero impulsan en el Congreso Nacional y en las legislaturas provinciales la prohibición de despidos y suspensiones. Ante la caída de la producción impongamos el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario.

Damián Blanco

También te puede interesar:

La cifra contrasta con la recuperación de la actividad económica, lo que implica una mayor explotación y precarización.
Aumentaron los retiros "voluntarios" y la no renovación de contratos.
El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, adelantó a las patronales que no prevén renovar ambas medidas.
“Pedimos la expropiación del geriátrico El Ángel para preservar 60 puestos de trabajo”, afirmó Cintia Frencia.