26/12/2002 | 773

Por la estatización bajo control obrero

Tras una década de la abrupta disminución de la red ferroviaria, que dejó un país desarticulado, con amplias regiones del interior incomunicadas y desoladas, los trenes se encuentran hoy en una situación absolutamente crítica, con menos pasajeros y sin renovaciones tecnológicas ni mantenimiento suficiente. ¿Qué pasó?


La política de privatizaciones que llevó adelante el gobierno de Menem, dejó a 90.000 ferroviarios en la calle, para que sean más eficientes. Las concesionarias fueron subsidiadas por el Estado para que funcionen mejor. Las promesas y expectativas culminaron en incumplimientos contractuales, falta de ejecuciones de los planes de inversión, errores en la administración, reducción de la red y reducción de personal. En los ferrocarriles, los 44.000 kilómetros que alcanzó a tener la red se redujeron a 9.000 luego de la suspensión de los servicios de larga distancia de pasajeros en 1993. Entre julio de 2001 y julio de 2002 hubo un descenso de pasajeros transportados de aproximadamente el 40%. En estos recorridos los trenes presentan condiciones de precariedad y falta de higiene. TBA, que transporta en la actualidad casi 14 millones de personas por mes en sus diversos recorridos, «sufría» una pérdida de pasajeros del 30% el último año y amenaza con despidos y levantamientos de ramales y cierres de cabinas de señaleros. En todo este panorama, los gremios ferroviaros no han movido ni un dedo; firmaron una paz social con los chupasangre de TBA y las demás concesionarias, estamos como antes de las privatizaciones de 1993. La conquista de los cartoneros le marca el camino a los ferroviarios: la unión de los desocupados juntamente con los ocupados para dar vuelta esta situación.


  • • Aumento de salarios. Que los 100 pesos se incluyan en el sueldo básico.
  • • No levantamiento de ramales.
  • • No a los despidos.
  • • Reparto de las horas de trabajo. Cuatro turnos.
  • • 6 horas como en Metrovías.
  • • Estatizar con control de los trabajadores.

También te puede interesar:

El gobierno les pide a las distribuidoras que incluyan en la boleta el monto subsidiado por el Estado.
Millones de pesos anuales en exenciones impositivas, entregas de tierras y sueldos de la curia.
Plantean extender los planes PPP en todo el país, en la línea de una reforma laboral.
Lo dice el jerarca de la institución con más prebendas del Estado, ante un coloquio de empresarios que embolsan millones de fondos públicos.