22/06/2000 | 669

Por la victoria de los trabajadores portuarios

A casi dos meses de iniciado el paro, los trabajadores del Somu se mantienen firmes en sus reclamos.


El ofrecimiento de la Cámara empresarial no sólo fue juzgado como insuficiente, sino casi como una provocación, ya que sólo se proponía un pequeño aumento en los salarios básicos y garantizados, pero no se daba una respuesta al reclamo del pago de los francos compensatorios a promedio. El par de centavos ofrecido en el precio del pescado es insignificante. En cuanto al blanqueo, la propuesta patronal era de » sentarse a discurtirlo, pero encuadrado dentro de la modalidad dispuesta por la reforma laboral implementada por el gobierno».


Para que quede claro: los marineros son concientes de que la última resolución de Berhongaray favorece al empresariado, pero no a los trabajadores. Por eso quieren garantías de que, ante la crisis del caladero, se garantice su subsistencia.


Los empresarios y el gobierno tienen una política


La impasividad y la total falta de respuestas del empresariado y el gobierno, son una clara definición de cuál es su política frente a los reclamos obreros: se juegan al aplastamiento del conflicto a través del desgaste y a su levantamiento por la desesperación económica, no por los dos meses de paro, sino por casi tres años de crisis.


En este punto su acuerdo es total.


La Unidad Obrera del Pescado tiene arrinconado al municipio con masivas movilizaciones que reclaman que la «ayuda social» se efectivice ya. Pero los funcionarios municipales continúan maniobrando, entorpeciendo todo con un doble objetivo: socavar la autoridad de la UOP entre los trabajadores de tierra y apostar a que un sector muy desesperado oficie de rompehuelgas y reclame a los marineros el levantamiento del paro.


En este punto la UOP va a impulsar lo resuelto por una asamblea de 1.500 compañeros de tierra: sumarse a la huelga en forma decidida, pasando por encima del carnereaje de la burocracia del Soip.


La campaña contra el conflicto, encabezada desde algunos medios de comunicación y promovida por el empresariado y el municipio, exige en apoyo a los justos reclamos obreros una respuesta mayor aun.


La política de los trabajadores


En Mar del Plata está planteada la necesidad de organizar y convocar a un Congreso Regional de delegados de base para estructurar una respuesta política y de lucha, que formule un programa y un plan de acción común para enfrentar la ofensiva patronal y del gobierno contra los trabajadores.


En ese camino el Partido Obrero lanzó una campaña pública por un plan de lucha y el paro activo regional, cuyo objetivo esencial es conseguir el triunfo de la huelga portuaria.


Por entender que de ello dependen, en gran medida, el resto de los conflictos en desarrollo en nuestra ciudad, llamamos a:


  • Organizar una Asamblea Unica de todos los gremios portuarios, que resuelvan el pliego de reivindicaciones común y el carácter activo de la huelga, ocupando las calles de Mar del Plata.
  • La realización de reuniones, plenarios y asambleas en los lugares de trabajo o estudio que se pronuncien públicamente en solidaridad con la huelga marítima y por la organización de un plan de lucha y el paro activo regional.
  • Que la CGT y la CTA impulsen un plan de lucha, con paros escalonados y la realización de un paro activo regional, para lograr la victoria de los trabajadores portuarios.

También te puede interesar:

La acción tuvo lugar en las puertas del frigorífico, tras meses de lucha.
Con la acción independiente se puede quebrar el ajuste salarial y jubilatorio.
Sigue la lucha de la docencia universitaria. El miércoles 21 y jueves 22 de abril todos al paro.
Se trata de una revisión salarial del 9%, pactada a espaldas de los trabajadores, usando como referencia el valor hora de un año atrás.
Se realizaron medidas de fuerza en hospitales de la capital y el interior provincial.