02/08/2007 | 1003

Primer plenario por la tierra y la vivienda


Se realizó en Orán el sábado 28 de julio el primer plenario por tierra y vivienda en la sede de la Universidad. Estuvieron representados trabajadores y vecinos del nuevo asentamiento, del barrio Caballito (incluidas las representantes de la comunidad Aba Guaraní asentadas hace más de 30 años en el barrio), los artistas autoconvocados, abogados de derechos humanos. Estuvieron también los legisladores del PO, Claudio Del Plá y Pablo López, la concejal obrera Josefa Cardozo, y Oscar Salazar, delegado del asentamiento San Expedito de Capital.


El plenario puso de relieve la gravedad que la crisis habitacional ha adquirido en Orán. El reciente asentamiento de más de 1.000 familias que ocupan 20 manzanas así lo demuestra.


Tanto este asentamiento, como otros que ya tienen muchos años en Orán, tienen planteada la lucha por la propiedad de la tierra y instalación de los servicios públicos básicos como el agua y la luz. Las empresas privatizadas ponen como excusa para no instalarlos el hecho de la falta de titularidad de los terrenos.


Está planteado también el tema de los loteos truchos donde los vecinos fueron estafados y los títulos que ostentan carecen de valor legal. Esto se da incluso en el nuevo asentamiento donde la manzana 104 fue vendida a un grupo de personas y, posteriormente, al Municipio. Los compradores originales ocuparon para recuperar lo que les corresponde y enfrentan los aprietes del Municipio y la provincia que dicen que la manzana es para una escuela.


Se debatió también el problema de los vecinos asentados en terrenos municipales, como los del barrio Caballito, entre otros. Muchos de ellos están desde la década del '50, y ahora el municipio ha enviado proyectos de ordenanzas para vender a los vecinos esos terrenos. Los proyectos, como también las ordenanzas ya aprobadas, no reconocen los derechos adquiridos por los vecinos, quienes además urbanizaron esos terrenos sin ayuda del estado. Es decir, la habilitación de la venta les quita el derecho a los vecinos y los somete a la posibilidad de que ante la falta de pago sean desalojados de los hogares que habitan hace más de 20 años en la mayoría de los casos.


El plenario mostró la necesidad de la organización y la lucha conjunta de todos los barrios para conseguir las reivindicaciones planteadas. El nuevo asentamiento es un ejemplo en este sentido por la organización de asambleas y la elección de voceros por manzana. De ellos vino la propuesta de armar una coordinadora con delegados por barrio. La propuesta fue aprobada y junto con ella se aprobó un primer programa para emprender la lucha.

En esta nota