23/05/1996 | 495

Prosigue el vaciamiento patronal

Un laudo del Ministerio de Trabajo pretende postergar hasta el 30 de junio próximo el desenlace del conflicto en Aurora Avellaneda. Con anterioridad, los trabajadores se aprestaban a ocupar la planta, luego que la patronal había ratificado los 450 despidos ‘con causa’. Aunque la resolución del Ministerio la intima a pagar las quincenas atrasadas (ya se deben tres), la patronal ni siquiera ha adelantado un vale por lo adeudado. Tampoco se retomó la producción, y varios equipos y productos en elaboración fueron trasladados desde Avellaneda a otros establecimientos de Aurora.


Vaciamiento patronal


En numerosas intervenciones a la prensa y en el acto realizado por la UOM Avellaneda el día viernes —ver artículos—, miembros de la interna y del sindicato denunciaron un vaciamiento de la planta, sea porque el supuesto nuevo propietario, Phillips, quiere cerrarla para eliminar a uno de sus principales competidores, sea porque Aurora está desabasteciendo a los comerciantes y distribuidores de sus productos.


En el curso de las sucesivas treguas y laudos ministeriales, la patronal ha intentado, una y otra vez, avanzar en un plan de ‘retiros voluntarios’, que reconoce sólo el 20% de la antigüedad. Todas estas maniobras fracasaron, como resultado de la resistencia obrera.


Prepararnos para una lucha decisiva


Está muy claro que el 30 de junio deparará la reiteración de los despidos masivos. Sea porque quieran cerrar la planta, o bien despedir a las dos terceras partes (los trabajadores más antiguos) y hacer trabajar al resto como aprendices (convenio Fiat-Smata). Para ‘salvar’ a los pulpos multinacionales ‘recién llegados’, compañeros que dejaron su vida en la fábrica tendrían que renunciar a sus puestos de trabajo.


La UOM, que sabe de esta brutal ofensiva, no se prepara para la lucha que se viene. En el acto del día viernes, Belén y Guerrero no plantearon ninguna iniciativa. La acción de la UOM se concentrará en las gestiones políticas (con los ‘políticos’ que no fueron el viernes) y legales (cuando el Ministerio ya ha dado libertad de acción a la patronal para después del 30 de junio).


Es necesario un programa y una lucha que estén a la altura del ataque de la patronal: ¡ningún despido; reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario! ¡Pago integral de todas las quincenas adeudadas! Ante el vaciamiento patronal: que Aurora sea expropiada y se garantice su pleno funcionamiento bajo control obrero.