11/06/2020 | 1597

Protocolo obrero en el Sutna y paro de 24 horas

Luego de un mes de que, por decreto presidencial, la producción de neumáticos en la Argentina fuera declarada “actividad esencial”, se pusieron en funcionamiento las grandes plantas. Durante ese lapso, las discusiones y tensiones con las patronales se desarrollaron en dos planos. Por un lado, el Sutna enfrentó las tentativas de reducir el salario por parte de las patronales, conquistando que todos los trabajadores cuenten con el 100 por ciento del salario de abril, mayo y junio. En paralelo a esta lucha, el Sutna presentó a las patronales un pliego de reclamos sanitarios con el objetivo de evitar que un posible retorno a la producción fuera en las condiciones habituales de trabajo, poniendo en peligro la salud de los trabajadores. El punto salarial colocó un problema clave para todo el movimiento obrero frente a la entrega de la CGT, que vuelve a pactar la extensión de las rebajas salariales para los trabajadores de la Argentina. De esta manera, la burocracia sindical monta un ataque sin precedentes a los trabajadores, incluyendo la extorsión generalizada al movimiento obrero, que para conquistar su salario y el sostén de sus familias son forzados a concurrir a las fábricas en cualquier condición sanitaria y de seguridad.


Puestas en marcha un conjunto de medidas en las fábricas del neumático quedó en evidencia que las medidas ajustadas a las reglamentaciones del gobierno nacional son insuficientes para resguardar la salud de los trabajadores. Aunque se comenzó la producción con una serie de medidas por encima de las reglamentaciones, muchas de las medidas exigidas por el Sutna no fueron aplicadas. El Sutna ha presentado un protocolo con cada especificidad de las plantas. Este protocolo obrero recoge una elaboración colectiva de los trabajadores de los sectores de cada planta, junto con la colaboración de profesionales de la salud y de distintos ámbitos, logrando un protocolo que restringiría al mínimo la posibilidad de contagio al interior de las plantas. Mientras los gremios liderados por la burocracia sindical miran para otro lado, el Sutna recuperado presenta el conjunto de medidas desde el punto de vista de los trabajadores y exige que se le dé cumplimiento. 


La clave del protocolo presentado por el Sutna es la comprensión que las fábricas no pueden ser, en ningún caso, focos de contagio masivo para los trabajadores. En sentido inverso, el conjunto de medidas que presenta el Sutna promueve la reducción del riesgo a la mínima expresión. Este protocolo tiene la particularidad de hacer un seguimiento minuto a minuto del trabajador, lo que permite la propia comprensión de cada compañero del problema que enfrenta durante cada día. Este punto es distintivo respecto de todo protocolo que circula hasta el momento. La concurrencia al trabajo debe ser menos riesgosa que cualquier actividad elemental que realiza cualquier trabajador, como ir al almacén o a la farmacia del barrio. Un centro del planteo es la conformación de grupos reducidos de compañeros que no tengan contacto con los diferentes grupos. A esto se suman exigencias de medidas desde el momento que el compañero sale de su casa, las distancias y cantidad de compañeros en cada chárter (implica la duplicación de transportes), medidas de detección al ingreso de la planta, desinfección y medidas en cada sector, la situación de los comedores, los vestuarios y muchas otras medidas de protección para los compañeros. El protocolo incluye un planteo que supera los límites de las reglamentaciones hasta ahora existentes sobre los contactos estrechos. En esta línea, el Sutna reclama tres tipos de testeos para los trabajadores. Presentado a las patronales, se presenta un período que debe ser de corto plazo para verificar qué posición toman las empresas respecto de este reclamo de conjunto y abrir una deliberación general entre los trabajadores para avanzar en cada reivindicación planteada.


Hasta el momento se registraron dos casos de coronavirus en la fábrica Bridgestone y otros tres en Fate. Se trata de casos de contagio externo, que fueron detectados a raíz de los síntomas que presentaron los compañeros en las plantas. Por lo pronto, las patronales han actuado de forma diferente. En el caso de Fate se procedió a la cuarentena de los contactos estrechos, tanto del chárter como del sector en la planta, y se procedió al testeo de todos los compañeros. Sin embargo, entre las medidas incumplidas está la división de grupos de compañeros para minimizar el contagio. En el caso de Bridgestone, la patronal ha testeado a todos los trabajadores en contacto estrecho con los compañeros, pero se niega a respetar los tiempos de cuarentena. Frente a este tipo de situaciones inadmisibles, el Sutna ha convocado un paro de 24 hs y anuncia nuevas medidas de no cumplirse con las exigencias.


La lista Violeta –y otras listas- ataca a la dirección del Sutna mintiendo sobre las características del protocolo presentado. Quienes dirigieron el gremio durante años sin tomar ninguna medida de lucha, entregando toda reivindicación obrera, ahora se montan en la pandemia de coronavirus para hacer demagogia.


La utilización de la pandemia para avanzar sobre los convenios colectivos y el salario de todos los trabajadores del país se encuentra en marcha de la mano de las patronales, las direcciones sindicales burocráticas y el propio gobierno que promueve los acuerdos de destrucción de las condiciones laborales. En ese plano, en los últimos días, el gobierno anunció el congelamiento salarial de todos los trabajadores estatales. La lucha por imponer este protocolo se presenta como una necesidad inmediata. La lucha de los trabajadores del Neumático se desarrolla en el marco del surgimiento de luchas en todo el país contra los despidos, cierres de fábricas, rebajas salariales y por la ausencia de medidas de resguardo de la salud de los trabajadores. El Plenario del Sindicalismo Combativo ha lanzado una jornada nacional que reunirá a todas estas expresiones de lucha. Apoyemos con todo las medidas de lucha del Sutna y todos los trabajadores del neumático.

 

También te puede interesar:

Mientras el virus se expandió a los 135 municipios, Kicillof y el ministro Gollán encubren la crisis sanitaria.
Se calcula que son 10 mil personas que no pueden ingresar a la provincia.
El colapso sanitario ya impone la elección de a quién se le destina cama.
La base de datos de la Universidad de Oxford consideró que las cifras oficiales "no tienen la calidad suficiente".