24/02/2021

Psicopedagogas y vacunación VIP: una nueva ofensiva

Larreta niega la vacunación a trabajadorxs de salud.
Por Laura Chaves, Lupe Ce Psicopedagogas en Lucha/APEL-Prestadores en Lucha

Durante el jueves 18/2, en las jornadas de vacunación del gobierno de la Ciudad, les fue negada la vacuna a un grupo de psicopedagogas que asistieron a la cancha de River, lugar destinado a la vacunación de profesionales de la salud que trabajan de forma independiente. Dichas profesionales habían logrado conseguir su turno luego de probar incansablemente en la página web, una verdadera odisea. Sin embargo, y luego de más de cinco horas de espera, tuvieron que irse sin poder acceder a vacunarse.

El gobierno de la Ciudad dispuso una seguidilla de fases para el plan de vacunación de la Sputnik V. La primera corresponde al personal de salud. El propio Larreta anunció que se vacunaría a todo el personal del sistema público, del subsistema de salud privado, de la seguridad social, entidades universitarias y de dependencia nacional, personal de residencias de adultos mayores y a los profesionales independientes que vivan en la Ciudad. No obstante, esto no sucedió tal como fue anunciado ya que las millones de dosis prometidas por Alberto Fernández en enero nunca llegaron.

Las justificaciones por parte del personal del gobierno de la Ciudad para negarles la vacuna a las compañeras fueron varias. Una de ellas fue que, a pesar de vivir y trabajar en CABA, su matrícula es de Provincia, por lo cual les dijeron que es allí donde debían vacunarse. Les psicopedagoges poseemos matrícula provincial ya que en CABA no existe colegio de nuestra profesión. Pasadas las horas de la tarde, y a pesar de que las compañeras explicaron cuáles son las incumbencias del título y el campo de trabajo en el cual se desarrolla nuestra práctica, sumando el RUP (matrícula) y en muchos casos el RNP (Registro Único de Prestadores), las autoridades presentes en el vacunatorio no permitieron la inoculación de las compañeras. Bajo los mismos motivos, también le están negando la posibilidad de vacunarse a les psicomotricistas.

Durante la mañana del viernes 19, luego de que la noticia girara por distintos espacios de organización y lucha, las compañeras volvieron a River, donde esta vez se hicieron presentes periodistas de algunos medios. Recién con difusión mediática y a raíz de la organización de las compañeras y nuevas psicopedagogas a las que tampoco dejaban vacunarse, el Ministerio accedió a que todas las profesionales fueran vacunadas. No obstante, se repitió la misma situación con otro grupo el día lunes 22, que luego de organizarse reclamando su derecho, lograron recibir la primera dosis.

Mientras se producía la vacunación VIP a amigos de funcionarios y empresarios, se abrió la segunda fase de vacunación en la Ciudad, la correspondiente a los mayores de 80 años, con un sistema de turnos también colapsado. A su vez, casi ningún docente de la ciudad ha sido vacunado, mientras se refuerza el regreso a las clases presenciales.

En defensa de los puestos de trabajo y las incumbencias profesionales

Esta ofensiva a nuestra profesión no es un caso aislado sino que es la continuidad de un esquema sostenido por los diferentes gobiernos nacionales y provinciales. En 2018, una disposición gubernamental de carácter nacional trabó los tratamientos de psicopedagogía al establecer un requisito arbitrario que dejaba afuera al grueso de los trabajadores de dicha profesión: el pedido de que se inscribieran en el registro de prestadores. Este impedimento, presentado por el macrismo como un simple trámite, comportaba una expulsión laboral, porque el registro únicamente admite profesionales con titulación de licenciatura, mientras que la inmensa mayoría de las psicopedagogas cursaron sus estudios en institutos terciarios, único medio de acceder a la formación de forma gratuita y pública en CABA.

Producto de una lucha, se logró que se acepten las matriculaciones en el registro provincial (RUP) de graduados de institutos terciarios. Al mismo tiempo, un colectivo de psicopedagogas presentó un amparo que permitía, en casos individuales y parcialmente, aceptar tratamientos. Después de dos años de esfuerzo y conciencia colectiva, sin bajar los brazos y defendiendo los derechos de los y las trabajadores, en 2020, se llegó a la instancia de la sentencia y con ella, la posibilidad de conservar las fuentes de trabajo.

La campaña de vacunación no puede seguir en manos de las camarillas políticas. Urge que los laboratorios liberen sus patentes para poder masificar la fabricación de la vacuna. Para adelante, queda también, la pelea por el reconocimiento de nuestro título y la defensa de las fuentes de trabajo en un plan nacional que ponga en pie nuevos dispositivos de intervención para psicopedagogía en salud y educación.

Vamos a organizarnos en defensa de nuestros derechos. ¡Sumate a nuestra lucha!

También te puede interesar:

Sigue firme la huelga y se derrotan los intentos de arremeter contra los cortes.
¿Cómo resolver la provisión de vacunas?
Convocado por los Sutebas combativos y Ademys.
A pesar de los contagios masivos.
Las denuncias de los trabajadores de la salud.