30/01/2021
Portuarios

Puerto de Buenos Aires: a río revuelto, ganancia de las patronales

Organicemos nuestros reclamos y medidas por medio de asambleas de trabajadores.
Agrupación Clasista Naranja Portuaria.

El Puerto de Buenos Aires asiste a una situación más que particular. En medio de la crisis de Terminal 5, aún sin resolverse, y con el contador corriendo hacia la licitación de 2022, se han establecido negociaciones entre las patronales y la burocracia sindical por supuestas efectivizaciones en medio de ingresos atípicos y la ampliación del personal tercerizado.

Los favores y desplantes de las patronales y el gobierno también han dado lugar a distintas configuraciones y realineamientos de las alianzas en la burocracia sindical, cosa que ocurre más profundamente en la Fempinra que tributa a Alberto Fernández y a Sergio Massa. Pero ninguna representa una ruptura con sus orígenes, ni un progreso hacia nuevas direcciones sindicales de los trabajadores.

En este clima, las direcciones sindicales han abandonado todo planeo y reclamo de los trabajadores portuarios y se han sumergido en una lucha escandalosa, cada uno por su cuenta, por recibir alguna migaja de la mesa de las operadoras portuarias: efectivización a cuentagotas o el ingreso de algún conocido. Nadie habla de que la paritaria 2021 fue vapuleada por la inflación.

En lo que va del acuerdo paritario, de junio a diciembre se acumuló una inflación del 21%, mientras los aumentos le pisan los talones escalonadamente (10% julio, 5% octubre y 5% diciembre). Cuando en febrero nos aumenten un 10% más, será para empatar los incrementos de precios de enero y febrero, y seguir perdiendo hasta abril (cláusula de revisión) o incluso hasta junio, como pasó en 2020.

Las patronales han aprovechado el favor de las direcciones sindicales para “habilitar” los retiros voluntarios e intentar una renovación de personal (disminuido) con elementos propios y fuera de convenio. Estos acontecimientos son seguidos con rechazo por los trabajadores, e incluso ha dado lugar a algunas asambleas autoconvocadas.

Las direcciones de los sindicatos, tanto las que integran la Fempinra como las del Supa, se han prestado a este juego de las patronales y el gobierno. La confusión respecto a qué estamos negociando y la lucha intestina entre distintas facciones sindicales son la tapadera de la falta de orientación y propuesta de estas direcciones. Un ejemplo de ello es que ninguna ha intentado efectuar un proyecto de puerto ante la futura licitación, y ni siquiera ante la amenaza de Terminal 5.

Los portuarios no podemos terminar prisioneros de esta ensalada en la que algunos dirigentes ganan pequeños favores y donde las patronales imponen el grueso de su política antiobrera. Debemos rechazar los retiros voluntarios discutiendo con cada compañero, y deliberar en asamblea los términos de una recomposición salarial, el pase a planta permanente de todos los tercerizados y los futuros ingresos al puerto según una bolsa de trabajo transparente controlada por los trabajadores.

También te puede interesar:

Crecen las acciones de lucha en apoyo al pueblo palestino.
La Justicia extiende seis meses la concesión de Bactssa con una cautelar.
Hay que enfrentar esta avanzada con una asamblea general y un plan de lucha del puerto.
Rechacemos el acta patronal con la asamblea general y un plan de lucha de los portuarios.
Tras el desalojo policial del pasado domingo, se refuerza la lucha por los 800 portuarios de Terminal 5.
Sin ninguna respuesta, el gobierno nacional y el de CABA atacan el conflicto de 800 trabajadores.