15/03/1995 | 440

¡Que paguen los banqueros!

Por E. M.

Decenas de compañeros ya han sido despedidos en la banca mayorista (Basel, Medefin, Exprinter, Piano, Unibanc, etc.) y en grandes bancos como el Crédito, Galicia y del Sud.


Las versiones hablan de centenares de despidos en puerta.


Junto con esto, la patronal bancaria ata­ca las condiciones de trabajo; alargamiento de las jomadas, no pago de las extras y, en algunos bancos, ya puso en práctica directa­mente las reducciones salariales.


La Bancaria, liderada por la burocracia de Zanola reclama que esto sea “consensuado”, que la Bancaria “se siente en la mesa de negociaciones”, y le pide al Con­greso “una Ley de Entidades Financieras que defienda las fuentes de trabajo”, es decir, a los bancos y a los banqueros, y no a los puestos de trabajo de los bancarios. Presiona al gobierno para profundizar el rescate de los banqueros, lo que está costan­do millonadas al pueblo y hundiendo a la nación.


En Mendoza, Zanola llevó la gran mani­festación de los bancarios contra la fusión de los dos bancos provinciales y su posterior privatización a la vía muerta. Mientras los compañeros marchaban. Zanola integraba a uno de sus burócratas al nuevo directorio.


La burocracia está entregada, sólo quiere cobrar por su entrega.


La Lista Naranja plantea: Que la crisis la paguen sus responsables. Ni un solo cesante. Disminución de la jornada de trabajo sin reducción del salario. Aboli­ción del secreto bancario. Nacionaliza­ción sin indemnización del sistema ban­cario y bajo control de los trabajadores. Aumento general del 50%, y llama a resis­tir: ocupar las empresas que cierren, asam­bleas contra la reducción salarial, plenario de los sectores activistas para encarar la resistencia.

También te puede interesar:

Silencio criminal de los sindicatos y el gobierno.
El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
Autoconvocados presentaron un plan en el Ministerio de Producción para que trabajadores e infraestructura de la empresa sea absorbida por el Estado.
El gobierno de Suárez despidió a alrededor de 50 trabajadores de la Obra Social de Empleados Públicos.