21/03/2002 | 746

Quiénes somos, de dónde venimos

Mar del Plata, 4 de enero de 2002


A los miembros de la Junta Electoral.


Por la presente nos dirigimos a los compañeros de la Junta Electoral para fundamentar, a partir de nuestra trayectoria, nuestra responsabilidad y representatividad, reconocida por la mayoría de nuestros compañeros del gremio, el pedido de permitir nuestra participación en el proceso eleccionario previsto para el 4 de marzo del 2002, donde pretendemos completar la recuperación y puesta en pie de nuestro Sindicato.


Es importante reconocer que nuestro estatuto no puede prever el trabajo en negro y por ende la marginación del 70% de los trabajadores del sector, ya que fue homologado en el año 1988. Fue a partir de la ola de quiebras fraudulentas del ‘90 que se generó esta situación, que dio como resultado la implementación de las seudo cooperativas y el fraude laboral sufrido por los obreros del pescado desde entonces y hasta la actualidad.


Por supuesto que nada imposibilitó a la vieja conducción de nuestro gremio el cobro de la cuota sindical y de la obra social, pero no lo hizo (aunque lo reclamamos en numerosas oportunidades), salvo algunas excepciones de elementos afines a ellos, cooptados como cómplices del despilfarro y el abandono.


Quizás esto demuestra, aunque no completamente, la decidida persecución sindical, en la búsqueda desesperada de marginarnos del gremio: viabilizando nuestros despidos, persistiendo en negarnos la participación en la vida de nuestro sindicato. Llegando al extremo de que en lugar de permitirnos contar con la obra social común a todos los trabajadores del gremio implementaron una mutual aparte. Mutual que no tardaron en defraudar (hechos estos que pueden comprobarse en el sinnúmero de causas penales existentes y las pruebas de pagos de fianzas, por 5.000 pesos primero y 100.000 pesos, después. ¿De dónde sacaron esa suma de dinero?, ¿la tendría ahorrada Carlos Darguibel *director de la mutual* o ¿la consiguió Adrián Casariego *revisor de cuentas* como adelanto del aguinaldo de Solimeno?)


Está claro que todo esto podría demostrar el funcionamiento nefasto de esa dirección. Pero lo que nos interesa es clarificar quiénes somos nosotros:


1. Somos los que el año ‘94 pusimos la famosa «carpa de la justicia» y desde allí generamos el envío de cientos de cartas documento, denunciando el trabajo en negro y conseguimos el pago de indemnizaciones a los trabajadores despedidos de las cooperativas truchas.


2. Somos los que sostuvimos la «olla popular de Magallanes» durante 2 meses, que evitó que sigan exportando pescado entero, consiguiendo que se siga procesando en el puerto de Mar del Plata y en esa misma lucha evitamos que sigan implementando convenios negreros por empresa, al estilo de la 14 de julio.


3. Somos los que en la Huelga de Todos los Gremios Marítimos y Portuarios incorporamos al pliego de reivindicaciones el cese del trabajo en negro y fuimos elegidos a la Comisión de Base por los compañeros en negro y el cuerpo de delegados, ratificada luego por todos los gremios del puerto.


4. Somos los que garantizamos los paros y movilizaciones en defensa de los reclamos de todos los compañeros (en una fábrica o del conjunto del gremio). Lo que promocionó nuestra elección, por parte del cuerpo de delegados, como paritarios para discutir y defender nuestro Convenio.


5. Somos los que impugnamos las elecciones del ‘94 por fraudulentas, llamando a boicotearlas y no votar. Llamamiento acatado por el conjunto del gremio.


6. Somos los que durante todos estos años fuimos elegidos por los compañeros, en asambleas, para representar sus reclamos de paliativos (cajas, bonos, etc.). Paliativos que cuando cayeron en manos de la vieja directiva, fueron robados, directamente.


7. Somos los que, en ocasión de la asamblea extraordinaria, realizada en el 2000 en nuestra sede sindical, fuimos ratificados con el voto de mas de 1.200 compañeros efectivos y en negro, para normalizar el gremio, conformando la Comisión Directiva Provisoria del Soip.


8. Somos los representantes genuinos de miles de compañeros, echo que quedó demostrado al ser recibidos, en su representación en la lucha, por todas las autoridades a las que nos dirigimos: Cámara de Armadores, Autoridades municipales (bloque de concejales, Intendente Elio Aprile, etc.), ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, etc., etc.


Somos, en definitiva, obreros del pescado con mucho más que dos años de antigüedad en la actividad, y que actualmente estamos litigando el reconocimiento de la relación laboral y el cese del trabajo en negro. Obreros que fuimos desconocidos como tales por un grupo de personas enquistado en nuestro gremio, dedicados a rematar todas nuestras conquistas laborales y convencionales a favor del grupo empresarial y defraudar los fondos del Soip y de la obra social, en beneficio personal.


Por todo lo expuesto requerimos de ustedes, compañeros, que no se sumen al pequeño grupo de personas que durante todos estos años han pretendido ignorarnos, dándole la espalda a miles de trabajadores genuinos de la industria del pescado y nos permitan participar para dirimir en las urnas lo que nuestros compañeros ya resolvieron en la práctica en mas de una oportunidad.


Esta responsabilidad es indelegablemente de Ustedes, nuestros compañeros, y no del Sr. normalizador.o del Ministerio de Trabajo.


Fraternalmente


Mamerto Verón, Patricia Comparada, María Inés Demateis, Luis F. Verón, Ana Malmori (apoderada de la Lista Celeste)