04/01/2018 | 1488

Registro de la Propiedad: asamblea permanente contra el recorte de personal

Las autoridades del Ministerio de Economía bonaerense dieron la orden, el pasado 29 de diciembre, de cortar las comisiones de 40 trabajadores en el Registro de la Propiedad de la provincia. Automáticamente, los delegados de la gremial ATE convocaron a asamblea general, y 300 compañeros resolvieron tomar el edificio. La medida confluyó con otra ocupación a pocas cuadras, la de la Unidad Ejecutora Provincial dependiente de la cartera de Educación, recalentando así el clima de fin de año en La Plata.


A diferencia de Educación, donde continúa la ocupación de la UEP, en este caso la patronal pateó para adelante la decisión de la reducción de personal en el Registro. Luego de ello se levantó la toma, pero no la decisión de lucha: el año comenzó con asambleas permanentes masivas.


La lucha en el Registro continúa día a día. Mientras que las reuniones con las autoridades resultan hasta ahora infructuosas, la planta permanente se encuentra firme y homogénea en la defensa de sus compañeros, quienes brindan servicios en el organismo desde hace más de una década. El recorte de las comisiones  implica un recorte de más de la mitad de los ingresos de bolsillo. Para los trabajadores, significa enviarlos a ellos y a sus familias a la indigencia.


Los estatales se ponen de pie. El 2018 verá enormes luchas contra la “armonización” del Instituto de Previsión Social (su nivelación a la baja con la Anses), contra la reforma laboral y contra las paritarias miserables del 12% de Macri-Vidal. Las bases deberán superar a sus direcciones que acatan conciliaciones obligatorias o impiden los planes de lucha unificados.


Reclamemos un plenario de delegados de base para unificar la pelea: ocupación de los lugares de trabajo ante despidos y cierres; plan de lucha hasta ganar. 

También te puede interesar:

Vamos con todo a la movilización nacional este miércoles 21. La concentración será en el Obelisco a partir de las 11 de la mañana.
Contracción de la actividad, pérdida de la capacidad instalada y caída del consumo de energía.
Acompañados por los despedidos de Bimbo y Clínica San Andrés, reclaman su reincorporacón.