19/01/2021

Repartidores: en Ituzaingó balean en la cabeza a un trabajador de reparto

Sus compañeros están cortando el puente de Santa Rosa en la autopista.
Por Mica Lp Agrupación de trabajadores de reparto

En la noche del 18 de enero en la localidad de Ituzaingó en plena jornada laboral Facundo de 22 años, trabajador de Pedidos Ya, fue baleado en la cabeza. Lo trasladaron al hospital Güemes de Haedo en grave estado. Sus compañeros repartidores cortaron en Castelar la intersección de Sarmiento y Santa Rosa, y a partir  del mediodía el puente de Santa Rosa en la autopista.

Este hecho viene a exponer en su máxima expresión los peligros a los que se exponen los repartidores en cada pedido, que además es de paga miserable. Las empresas de apps que han multiplicado sus ganancias en plena pandemia no dan ningún tipo de resguardo, ni derecho laboral, ni toman responsabilidad por lo que les suceda a los repartidores en sus jornadas laborales, es decir una desprotección y precarización laboral extrema.

Desde el inicio de la cuarentena decenas de compañeros han fallecido en jornadas laborales entregando pedidos y cientos de accidentados que no terminan con una tragedia pero sí dejan a un trabajador fuera de las calles sin cobrar un centavo, ya sea por accidentes de tránsito, ya que las jornadas laborales son extensísimas por los pagos miserables lo que lleva a mayor exposición a los accidentes, o situaciones de violencia, ya que las empresas de apps no dejan rechazar pedidos sin sancionar y te mandan a cualquier lado.

Asimismo, la policía es la que organiza y garantiza el delito y también es la misma que hostiga y persigue a quienes estuvieron desde la primer hora de la pandemia en la calle, los trabajadores de reparto. Exigen coimas para no quitarles los vehículos y sino multas excesivas para los bolsillos de los repartidores. La exigencia de mayor presencia policial no resuelve la precarización y aumenta el abuso de poder de las policías contra los trabajadores.

Se movilizaron 4 veces al Ministerio de Trabajo denunciando su situación reclamando ART, seguros, aumentos de pago y ser reconocidos como trabajadores, también indemnizaciones a las familias de los compañeros fallecidos que han tenido que costear hasta los gastos fúnebres porque las empresas no se hacen cargo. Finalmente y luego de 6 meses el ministerio se declara incompetente ya que no hay una relación laboral. Por ende el Ministerio coincide con las patronales millonarias de reparto: no son trabajadores.

Sin embargo Facundo recibió un balazo en la cabeza y pelea por su vida en un hospital público por estar llevando adelante su jornada laboral y entregando pedidos para la multinacional PedidosYa.

Para que haya justicia por los compañeros fallecidos y que se termine este modelo de explotación necesitamos una regulación a la medida de las y los trabajadores de reparto. No esas modificaciones berretas que el gobierno nacional quiere imponer para poder recaudar a costa de los trabajadores que dejan la vida en las calles.

Organicemos a todos los y las trabajadoras de reparto para ponerle fin a la precarización.
Basta de desprotección y muertes en reparto, que las empresas y los gobiernos den respuestas y soluciones YA!

Justicia x Facundo, que PedidosYa se haga cargo de los costos médicos y las pérdidas económicas!

 

También te puede interesar:

Más de 200 repartidores se concentraron en el Km0 de la capital de Mendoza en reclamo de mejoras salariales.
El repartidor de PedidosYa de 22 años fue baleado mientras trabajaba.
Reclaman un aumento del 100% de la tarifa base que ganan por pedido y mejoras en la aplicación.
Las cargas previsionales pesarían sobre los repartidores.
El mal funcionamiento de las apps es un ataque a los ingresos miserables de los repartidores