22/12/2020
TRABAJADORES DE LA SALUD

Residentes y concurrentes protagonizan una nueva jornada de lucha

Paro, corte y movilización.

Willy Monea Ojo Obrero Fotografía

Los residentes y concurrentes de CABA, Nación y PBA votaron la semana pasada la continuidad del plan de lucha y hoy vuelven a copar las calles de la mano de un paro. Luego de 9 meses de pandemia, las paritarias para los trabajadores de la Ciudad continúan congeladas y para los de Nación ofrecieron un mísero 7% que la burocracia sindical se encargó de firmar para enterrar la lucha. De la misma manera actúa la dirección de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) y la Federación de Profesionales, quienes hicieron la plancha durante todo el año y solo convocaron a un paro por la presión de las bases. Su maniobra está en poner en pie acciones aisladas para desgastar al movimiento y poder cerrar una paritaria a la baja en concordancia con Nación.

Las asambleas autoconvocadas en cada hospital son el método que hoy permite la organización independiente de los trabajadores y la capacidad de los profesionales de vislumbrar las medidas distractorias y desmovilizantes de la burocracia.

El principal reclamo es el salarial, pero también se acompaña de mejores condiciones laborales. En este sentido, los concurrentes son el eslabón que más sufre la precarización laboral, encontrándose trabajando de manera gratuita, sin ART ni obra social.

Las reservas de lucha del sector muestran que la misma no está agotada. La organización en asambleas y la continuidad del plan de lucha son el pilar fundamental para arrancar las reivindicaciones del colectivo. Hay que exigir a los sindicatos que no se firme ninguna paritaria sin que se apruebe en asamblea de base que confluya al conjunto de trabajadores, residentes y concurrentes, plantas, médicos y de todas las profesiones.