Sindicales

7/2/2021

Río Negro: trabajadores rurales con coronavirus, hacinados y sin servicios básicos

En una chacra de Ingeniero Huergo. Cobertura exclusiva de Prensa Obrera desde el lugar.

La denuncia llegada a Prensa Obrera el día miércoles 3 de febrero de que en la chacra Los Tres Puentes de Raúl Martínez (patronal que opera en toda la zona) conviven 70 trabajadores en una sola propiedad, compartiendo un baño, una canilla, sin lavandina y alcohol en gel, con 7 de estos ya positivos de coronavirus, provocó un repudio general, y derrumbó las mentiras del Estado, la patronal frutícola, la burocracia de Uatre y varios medios de comunicación de la región respecto de “los estrictos protocolos” con los que la patronal iba a recibir a los y las trabajadoras rurales golondrinas.

Gabriel Musa, concejal del Partido Obrero de General Enrique Godoy, realizó una cobertura exclusiva desde el lugar. Dialogó con varios trabajadores de la empresa, cuando llegaban de trabajar, momento en el cual se realizaba la inspección de la secretaría de Trabajo de Río Negro junto con personal de salud del hospital Carlos Ratti de la localidad, tras la denuncia realizada por Prensa Obrera dos días antes. Estos relataron:

“Acá nos vamos a terminar contagiando todos. Vivimos 70 en una vivienda separada por piezas hasta con 7 personas en cada una. Son 7 los compañeros contagiados y compartimos un baño, una canilla y no tenemos ni lavandina. No nos hisoparon a todos y la patronal nos trata como animales.”

 

Al ser consultados sobre si querían realizar alguna declaración, manifestaron:

“No podemos, compañero. Si lo hacemos no nos defienden ni la secretaria de trabajo ni los dirigentes de Uatre que tenemos en Huergo. Además en Tucumán en esta época del año no hay trabajo, y cuando lo hay es peor que acá. Tenemos que agachar la cabeza.”

Hay que decir que los trabajadores entrevistados debían estar aislados, y no trabajando, y hasta se cruzaron con la camioneta de la Secretaría de Trabajo de la provincia.

Los crecientes reclamos y las sucesivas denuncias públicas en diferentes empresas frutícolas de la provincia de Río Negro son la muestra de que llegada la pandemia, y aplicadas las medidas políticas del Frente de Todos, apoyadas por Juntos Somos Río Negro, la realidad de la clase trabajadora del sector frutícola en general, y de la rural en particular es de extrema gravedad y no ha mejorado en lo absoluto. La falta de protocolos de bioseguridad por parte de la patronal, como el “dejar correr” del Estado y la dirección de Uatre, son caras de una misma política anti obrera, corroborada en los salarios de pobreza, el trabajo a destajo que exige la patronal a condición de posibles sanciones, la falta de cobertura de salud, la falta de inspecciones, el trabajo infantil, a la vez que el Estado le reduce a cero las retenciones a las exportaciones frutícolas.

Que esta explotación y esclavitud sucedan, y que la patronal siga produciendo sin recibir ningún tipo de sanción como si nada pasara no son hechos aislados, sino que son parte de las definiciones que viene aplicando el régimen; un régimen político de hambre y saqueo, conformado por los sucesivos gobiernos, la propia patronal y las direcciones sindicales, con el solo fin de descargar  la crisis capitalista sobre la espalda de la clase trabajadora en general.

Los y las trabajadoras rurales deben unirse, organizarse y luchar por todos sus derechos, como también por recuperar su sindicato de las manos de la burocracia.

Por protocolos de bioseguridad bajo control obrero en los lugares de trabajo. Basta de trata de personas, explotación laboral e infantil, precarización y esclavitud.

El Estado es responsable.