05/08/2020

Río Negro (Villa Regina): la lucha de los trabajadores rurales por la zona desfavorable

De cara a la protesta del 12 de agosto, crece el debate en el movimiento obrero de la fruta.
Por Gabriel Musa Concejal del Partido Obrero de General Godoy

Entre el pasado lunes 3 y el martes 4 de agosto en Villa Regina, provincia de Río Negro, el debate por la zona desfavorable –una mayor remuneración por condiciones de trabajo- para los trabajadores rurales y de la fruta tomó un vuelo político importante en el Concejo Deliberante local. En el mencionado cuerpo legislativo hoy conviven los tres partidos gobernantes de la provincia, es decir, Juntos Somos Río Negro, el Frente de Todos y de Juntos por el Cambio, que han negado sistemáticamente este derecho. Además de Río Negro, tampoco se reconoce en Neuquén, La Pampa y Carmen de Patagones (Bs As). Así, sobrevoló en la reunión con los trabajadores la responsabilidad del pasado gobierno macrista, pero también del kirchenista. Esto ha permitido, sobretodo a los y las trabajadoras rurales que encabezan la lucha y que crecen en organización, sacar profundas conclusiones políticas y sindicales.

La reunión con las patronales

El lunes, el Concejo Deliberante de Villa Regina recibió a la CPA (Cámara de Productores agrícolas) de Villa Regina, General Godoy, Chichinales y Valle Azul, que habían solicitado una reunión a partir del reclamo de los y las trabajadoras rurales de la ciudad. Es sabido, y así se constató, que varios de los actuales concejales son productores locales. En dicha reunión habrían insistido en que la única forma de otorgar la zona desfavorable sería obteniendo una compensación estatal: es decir, que se haga cargo el Estado. Pero lo que no dicen las patronales es que ya son beneficiarias de diversas medidas, como la moratoria impositiva, devaluaciones que abaratan los salarios en pesos, subsidios millonarios y hasta está planteada una nueva reforma laboral antiobrera.

En palabras de los concejales, se habría aceptado armar un proyecto que se añada al original de la concejala Agustina Fernández, que ha sido atacada y separada de la comisión jurídica justamente para introducir esta modificatoria. Todo esto ha sido un ataque directo a la organización de los trabajadores y su reclamo. Abrir un canal de nuevos favores políticos mediante el Estado para un sector que nunca abrió los libros contables de sus empresas es retroalimentar una caja negra que nadie más que ellos conocen.

La reunión con los trabajadores rurales

En la reunión entre el Concejo y los trabajadores rurales las posiciones quedaron profundamente marcadas. De un lado, concejales que defendían el pedido de la patronal de acoplar al reclamo legítimo por zona desfavorable un beneficio para ellos, sea cual fuere. El motivo, la falta de posibilidades para afrontar el costo. Por otro lado, los trabajadores, que señalaron que no acordaban con que se mezclaran los temas, y en palabras de un trabajador que intervino “se busca un trámite burocrático […] sí el Concejo hubiese querido apoyarnos ya lo hubiese hecho, solo están haciendo política con nuestras necesidades”.

Entre las denuncias a la patronal, desde la superexplotación, incluso esclava, como relató un trabajador rural, hasta los beneficios de parte de los sucesivos gobiernos, quedó claro que el convencimiento de los rurales organizados crece día a día. Las interpelaciones, que fueron denuncias contra el poder político, pero también contra la patronal, son la realidad que atraviesa el día de hoy cada trabajador rural y de la fruta, de explotación y pobreza. En contrapartida, patrones que son funcionarios políticos, políticos que son patrones y dirigentes sindicales que son funcionarios de partidos políticos patronales.

El 12 vamos con todo

Habiendo atravesado en corto tiempo una experiencia que aún se encuentra con final incierto, los trabajadores rurales organizados saben que hay que llevar la lucha sindical a fondo, sin resignar la lucha política, en las calles, y en los parlamentos, como evidenció la reunión con el Concejo Deliberante.

El 12 hay que rodear de solidaridad esta jornada de lucha, que ha crecido en acompañamiento popular, organizándola y participando activamente en cada lugar. Las asambleas independientes en Villa Regina marcan un camino, porque se debate un plan de acción y de lucha, con continuidad.

Como los organizados rurales dicen, es ahora compañeros, y en las calles. Todo nuestro apoyo. Zona desfavorable ya.

 

También te puede interesar:

Responsabilizamos al Estado por la integridad física y laboral de cada trabajador y trabajadora.
Por un plan de lucha en las calles.
Se plantea un paro general de toda la actividad frutícola.
Por el adicional por zona desfavorable y todos los derechos.
El gobierno sigue sin considerar esenciales a las más de 40 mil familias que dependen de la cosecha del limón.