16/06/2021

Río Negro y Neuquén: ¿A quiénes (y quiénes) niegan la zona desfavorable?

El reclamo por el derecho laboral gana lugar dentro del movimiento obrero de la región.

A poco de cumplirse un año de iniciada la lucha por la zona desfavorable (40% de aumento al básico), producto de la autoconvocatoria de trabajadores rurales de Villa Regina, provincia de Río Negro, este derecho continúa sin reconocerse. También continúa reclamándose por parte de trabajadores/as del sector industrial, desde rurales, a quienes se han sumado otros como del empaque, cámaras de frío y bodegas de las provincias de Río Negro y Neuquén. Además, se han sumado trabajadores/as de prensa de ambas provincias y de reparticiones del Estado nacional, como Senasa en Río Negro.

¿A quiénes se la niega?

La zona desfavorable es un derecho laboral consagrado en sucesivas leyes nacionales a partir de entender a la región patagónica (La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur) como una zona inhóspita para desempeñar diferentes trabajos, debido a las bajas temperaturas en otoño/invierno, y a las altas temperaturas en primavera/verano. Las primeras leyes que reconocen dicho derecho incorporaron a sectores obreros de la administración pública. Luego se fue ampliando a sectores obreros privados, en porcentajes diferentes según provincias y sector al que se pertenece.

De todos modos, pasadas décadas, incluso con antecedentes de sentencias judiciales favorables, como el de la Cámara Laboral de Bariloche que recordó la vigencia de la ley que reconoce a la Patagonia como zona desfavorable e impone el pago de un porcentaje sobre el salario básico al fallar a favor de un trabajador agrario, reconociéndole en ese momento un 20% de plus sobre el salario básico (18/05/2010), el derecho sigue negándose en su totalidad a los y las trabajadoras rurales, del empaque, cámaras de frío, bodegas, prensa y Senasa.

La zona desfavorable se reconoce (40%)  al poder político, Judicial y las direcciones sindicales, pero como privilegio, un antecedente que evidencia más la injusticia que se comete. Por otro lado, quienes se jubilan, sean estos rurales, del empaque, cámaras de frío, bodegas o prensa, al momento de hacerlo, pasan a cobrar el 40% por dicho derecho laboral sobre lo cobrado de jubilación, pero se les sigue negado en actividad.

¿Quiénes la niegan?

Un breve análisis de lo mencionado arroja como conclusión que es el propio Estado quién desconoce dicho derecho, incluso entre su propio sector de trabajadores, como en Senasa de Río Negro. A este se debe sumar la negativa de las patronales privadas, amparadas por el propio Estado, que deberían reconocerlo, como ocurre con la patronal frutícola y de prensa en Río Negro y Neuquén, negándolo como ya mencionamos a trabajadores/as rurales, del empaque, de cámaras de frío, de bodegas y de prensa.

Actualmente, el gobierno nacional del Frente de Todos, como ayer el de Cambiemos, sigue privilegiando a las patronales con subsidios y quita de retenciones, suspensión de aportes patronales y sociales, a la vez que niegan en los hechos el derecho que dicen reconocer en las leyes. A la par aplica un brutal ajuste contra la clase trabajadora. Todo esto es acompañado hace décadas por las sucesivas conducciones de Uatre en Río Negro y Neuquén, que hoy tiene como secretario general a José Liguen, adherido totalmente a los gobiernos provinciales de Arabela Carreras en Río Negro, de Omar Gutiérrez en Neuquén y al gobierno nacional.

Queda entonces en evidencia que quien niega el derecho a los y las trabajadoras es un régimen de hambre y saqueo sobre la clase trabajadora que ha gobernado durante las últimas décadas. Los sucesivos gobiernos, apoderándose del Estado, y las sucesivas burocracias sindicales, apoderándose de los sindicatos, operan sistemáticamente a favor de la patronal y de privilegios propios, contra la clase trabajadora y sus derechos. Esto también lo demuestra que al día de hoy los sucesivos proyectos de ley presentados en el Congreso de la Nación hayan sido cajoneados durante los distintos gobiernos, y durante las diferentes direcciones sindicales, que nunca mantuvieron en las calles un verdadero plan de lucha.

Zona desfavorable ya: se gana en las calles

Luego de iniciada la lucha por autoconvocados/as rurales, otros sectores obreros como los del empaque, cámaras de frío, prensa y Senasa Río Negro se han sumado al reclamo por el 40% de zona desfavorable. Todos los sectores han concluido que es un derecho que tiene que reconocerse inmediatamente, con la ley y los antecedentes mencionadas a su favor, y que chocan de conjunto contra el triunvirato conformado por el Estado, la patronal y las sucesivas y diferentes burocracias sindicales de los distintos sindicatos, que siguen negando el derecho.

La zona desfavorable como derecho reconocido en los recibos, para todos y todas las trabajadoras sin distinción, será producto de la unidad de los y las trabajadoras, organizados de manera independiente de las direcciones sindicales burocratizadas. Aunque existen particularidades gremio por gremio, que nadie desconoce, esta unidad de los y las trabajadoras, apoyándose en las banderas de la zona desfavorable y la lucha por el salario puede torcerles el brazo de una vez por todas. Un frente único de lucha contra el Estado, las patronales y las burocracias por la zona desfavorable, y por todos derechos que se niegan, puede imponer un triunfo y seguir abonando el camino para la recuperación de los sindicatos para los y las trabajadoras.

 

También te puede interesar:

Obreros/as y organizaciones caminarán varios kilómetros desde la fábrica hasta el juzgado y Legislatura.
Impulsamos medidas de lucha contra esta injerencia imperialista.
Empleo estacional y pago a destajo.
En momentos de mayor producción y precios.
Carlos Burgos presidente de la Comisión de Fomento desaloja por la fuerza a la familia Sepúlveda