18/03/2020

Río Turbio: los mineros siguen sin ingresar a la mina

Luego del debut de la nueva intervención de Aníbal Fernández en YCRT con 417 despidos y la deriva patronal de ATE pidiendo el despido, ATE ha intentado por todos los medios que los despedidos abandonen su reclamo, tanto en Turbio como en Río Gallegos. Para eso presentó un escrito donde solo repite lo que dijo el Interventor: que los trabajadores fueron estafados por la intervención anterior y que el camino es entregar los currículums para que en un futuro incierto sean tenidos en cuenta para futuros ingresos. 


ATE funciona como una oficina de “recursos humanos” y pide que los trabajadores dejen de luchar y esperen que los llamen a trabajar. El cinismo de esta gente parece no tener límites. 


Mientras tanto los sueldos siguen congelados desde hace más de 3 años y a la carboeléctrica estatal ya ni la nombran. 


Ante un nuevo pedido de Aníbal Fernández de que se ingrese a trabajar en mina a pesar de las cuestiones de seguridad que no están resueltas, la conducción de ATE Río Turbio realizó las consultas en los turnos prometiendo que se iban a dar soluciones a varias deudas si se retomaban las labores. La firmeza del activismo, una vez más como hace casi un mes, logró que la inmensa mayoría de los mineros decidiera no aceptar la oferta y mantener las medidas de acción directa por la seguridad, lo que también favorece a los despedidos.


Está claro que necesitamos un ATE clasista e independiente de los partidos patronales. Es imprescindible una asamblea general donde los trabajadores mediante la democracia obrera tomen en sus manos la resolución de todos estos problemas, apenas las condiciones de salud lo permitan. 


Reincorporación de los 417 despedidos. Por una carboeléctrica estatal bajo control de los trabajadores. Terminación de la megausina y trabajo para todos.