01/12/2020
SINDICALES

Salario de hambre para las trabajadoras de casas particulares

El sábado 5/11 a las 15h la Agrupación de Trabajadoras de Casas Particulares en Lucha realizará una asamblea en Parque Lezama.

Willy Monea Ojo Obrero Fotografía

La Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares del Ministerio de Trabajo resolvió un aumento del 28% en 3 cuotas: 10% en diciembre 2020, 8% en febrero 2021
y 10% en abril 2021, más un 3% de aumento del adicional en las zonas desfavorables desde enero de 2021 (estaba en el 25% y pasa al 28%).

El ingreso de la mayoría de las trabajadoras de casas particulares registradas se ubica en $17.785,5 ($144,5 la hora) y con este aumento el salario bruto llegaría en el mes de
abril a $22.765. Un monto miserable, que tiene como testigo al salario mínimo, y que se encuentra muy por detrás de la canasta básica estipulada en $47.216.
Si bien los salarios de estas trabajadoras se fijan mediante la Comisión mencionada, la mesa se convocó luego de que sesione el “Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil” donde el gobierno, las patronales, la CGT y las dos CTA pactaron un monto de pobreza que llegará a $21.550 en el mes de
marzo.

Mientras se viralizan los comentarios xenófobos, misóginos y clasistas de los jugadores de la selección argentina de rugby, colocando en el centro de la escena el desprecio
por las trabajadoras de casas particulares, el Estado ejecuta el acto discriminatorio más grande garantizando un salario de hambre.

El gobierno con perspectiva de género no tiene reparo en condenar a la pobreza al gremio más feminizado del país y que se vio más afectado durante la cuarentena, según los últimos datos del INDEC.
Como venimos advirtiendo en Prensa Obrera, durante este período crecieron las denuncias de abusos patronales sin ningún control por parte del Estado, como las
maniobras de cambios en las categorías bajo el mote de “tareas de cuidado” para obligar a trabajar a las empleadas y el incremento de despidos, aún mientras rige el
decreto de prohibición.

Se trata de uno de los rubros más precarizados, no solo por la alta tasa de informalidad (tres de cada cuatro trabajadoras no están registradas) y ausencia de protecciones
laborales, sino porque presenta el salario de convenio es el más bajo del país. Una dinámica que se mantiene gobierno tras gobierno y que deja de manifiesto que ley de
empleadas domésticas sancionada en 2013 no ha revertido la situación de inequidad y discriminación de estas trabajadoras.

Pero a diferencia del pasado hoy hay centenares de trabajadoras organizándose el país de forma independiente, a pesar del bloqueo de la burocracia que sigue el libreto del
gobierno y el FMI.

En este marco, el sábado 5/12 a las 15h la Agrupación de Trabajadoras de Casas Particulares en Lucha realizará una asamblea en Parque Lezama para discutir el aumento miserable y medidas de lucha para enfrentar el ajuste y la crisis.

También te puede interesar:

La patronal festeja la conciliación obligatoria dictaminada por el Estado. Las direcciones de la burocracia sindical siguen sin convocar al paro general.
Uatre, Soefrnyn y Stihmpra se vuelven a reunir este lunes a las 15 hs con la CAFI y el Estado por la paritaria de cosecha, mientras avanza la pobreza, el desempleo, la precarización y la trata de personas en el sector obrero frutícola.
A seguir luchando por el 100% de aumento, la regulación de todas las trabajadoras, el cobro de seguro al parado de 30 mil e implementación de protocolos Covid.
Las burocracias frutícolas siguen sin convocar a un general paro por el salario y la zona desfavorable.