20/08/2015 | 1377

Salta: Enorme logro de los obreros del Ingenio San Isidro


Tras nueve días de paro general la asamblea de los trabajadores del ingenio San Isidro decidió levantar la medida de fuerza, luego que la patronal ofreciera un 32 por ciento retroactivo a abril. Se trata de un triunfo incuestionable ante una empresa que en cuatro meses de negociación paritaria no había hecho ninguna oferta e incluso había anunciado un brutal ajuste antiobrero.


La oferta es sobre los salarios de bolsillo y debe definirse en una nueva reunión paritaria la composición del aumento, el pago de los días caídos y una cláusula de estabilidad laboral frente a la anunciada tentativa de aplicar despidos. De allí que si bien la asamblea levantó la huelga, ha quedado en estado de alerta y se vuelve a convocar para analizar la “letra chica” del acuerdo.


Hace dos meses, la multinacional “Gloria”, de origen peruano, dueña del ingenio, presentó un procedimiento de crisis ante el Ministerio de Trabajo para habilitar el despido de 100 trabajadores. Allí se presentaba como principal factor del déficit los aumentos de salarios arrancados por los obreros en los últimos dos años.


El sindicato tuvo una respuesta firme e impugnó aquella presentación que sólo ofrecía balances parciales y manipulados de una empresa que está en plena expansión, con un alza en el volumen de producción, la incorporación de tecnología y la ampliación de la capacidad instalada. La patronal tuvo una primera derrota ya que hasta el propio Ministerio de Trabajo tuvo que desechar el planteo patronal ya que ni siquiera completó los requisitos formales en materia de presentación de balances.


La marcha en la que los obreros recorrieron seis kilómetros con amplio apoyo de la población fue un golpe decisivo a esta patronal. Por los altavoces se iba leyendo una declaración del sindicato que impugnaba los argumentos patronales y exponía que solo con la facturación por la venta de alcohol se cubre ampliamente la masa salarial.


Desde el bloque del PO en diputados denunciamos el ajuste planteado por esta patronal como un caso testigo ya que en la misma posición está la Seabord Corporation, dueña de El Tabacal, y las patronales del campo, básicamente sojeras que, con piquetes, reclaman reducir el costo laboral, eliminar retenciones y devaluar la moneda.


Los grandes ingenios de Salta y Jujuy pretenden explotar la crisis para liquidar las conquistas de los obreros azucareros de las dos provincias que vienen imponiendo aumentos por encima del piso de la burocrática Fotia tucumana. A instancias del PO, la Cámara de Diputados aprobó una declaración de apoyo al reclamo de los obreros para “mantener los puestos de trabajo y la integridad del salario”.


El PO realizó una intensa agitación en apoyo al conflicto y contribuyó en la organización de una combativa comisión de mujeres. El triunfo de los obreros del San Isidro ha puesto un freno a esta patronal ajustadora y será sin dudas un soporte para los trabajadores del Ingenio Tabacal que enfrentan la misma situación. La derrota de esta patronal es también la derrota del gobierno y de los opositores sojeros como Olmedo y Nanni que cierran filas a favor de las patronales del campo.