08/06/2021

Salud privada: las patronales buscan ajustar

Piden la suspensión de la paritaria 2021 hasta que su negocios sea “más rentable”.

Durante el mes de junio debería llevarse a cabo la negociación salarial que afecta a la inmensa mayoría de los trabajadores de la salud privada del gremio de Fatsa. El pasado 31 de mayo venció el acuerdo salarial vigente del convenio 103 (hospitales privados de la comunidad: Hospital Italiano, Alemán, Británico, entre otros), y el próximo 30 de junio vencen los correspondientes a clínicas y sanatorios (convenio 122), centros de diagnóstico y tratamiento sin internación (108), mutualidades (107) y emergencias médicas (459).

Previo a la primera reunión paritaria, las patronales de la salud privada, agrupadas en la Federación Argentina de Prestadores de Salud, enviaron una nota al Ministerio de Trabajo pidiendo la suspensión de la paritaria 2021 hasta que se resuelva “el estado crítico en que se encuentran la mayoría de los prestadores” por “la variación que sufrieron los costos” y “el incremento de los valores retributivos que perciben por las prestaciones que brindan”.

Mientras transitamos la segunda ola de contagios de Covid-19 con el personal de salud extenuado, las patronales que durante años tuvieron ganancias exorbitantes buscan ajustar sobre el salario de los trabajadores. Esas mismas patronales recibieron durante gran parte del 2020 un jugoso subsidio para el pago de salarios por parte del Estado mediante el ATP, ahora continuado por el Repro II. Para tomar dimensión, el Hospital Italiano recibió más de 220 millones de pesos en subsidios por mes gracias al ATP. A su vez, fueron autorizados a aumentar el valor de sus planes en abril y mayo un 4,5% y 5,5% respectivamente. Ese aumento fue la prenda de cambio para cumplir con la cláusula de revisión establecida en la paritaria 2020, que se adeudaba, y que dió lugar a un masivo paro de los trabajadores a pesar de las limitaciones puestas por la burocracia.

La burocracia de Daer nos entrega

Luego de conocido el pedido de las patronales de suspender la paritaria, la única respuesta del sindicato de Sanidad fue un comunicado donde expresan “no vamos a admitir dilaciones pacíficamente, vamos a reclamar lo que nos corresponde”. Sin embargo, no han convocado a ninguna acción ni siquiera asambleas o reuniones. Daer prioriza su alianza con las empresas de la salud antes que las condiciones de vida de los trabajadores.

El ajuste que quieren imponer las patronales coincide con la dilación en el pago del bono de $6.500 prometido por el gobierno nacional. Alberto Fernández lo anunció a mediados de abril, y casi dos meses después ningún trabajador recibió un peso. La subordinación de la burocracia de Daer al Estado se plasma en el hecho de que no han sacado ni siquiera un comunicado para exigir el cumplimiento de lo prometido.

Nuestro programa

La provocación montada por las patronales requiere una respuesta a la altura. Planteamos la convocatoria de asambleas en todos los lugares de trabajo para poner en pie un plan de lucha creciente, comenzando con un paro por 24 horas. Reclamamos la apertura inmediata de la paritaria, por un básico inicial igual al costo de la canasta familiar con ajuste mensual por inflación. Apertura de los libros contables de las patronales de la salud para evidenciar sus ganancias reales e intervención bajo control de los trabajadores de todo centro que niegue el aumento salarial.