28/01/2015 | 1348

Salud: Un bono «recargado»


Se hizo efectivo el cobro del bono para los profesionales de salud del Gobierno de la Ciudad. El anuncio de la Asociación de Médicos Municipales establecía que el bono (AMM) -escalonado de acuerdo con la antigüedad- correspondía al acuerdo paritario de 2014, se cobraría una sola vez, no formaba parte de un adelanto de la paritaria 2015 y, además, se adelantaba una semana la fecha inicialmente prevista.


Simultáneamente, el gobierno de la Ciudad otorgó un bono a los empleados del escalafón general, aunque sensiblemente inferior al pactado con la AMM.


La admisión del retraso paritario, del salario insuficiente y de la disminución del valor de compra del salario, quedó al descubierto, cuando el PRO cerró el acuerdo con la AMM. El bono llegaba para compensar la pérdida del poder adquisitivo, que desde mucho antes habíamos denunciado. La quita salarial del año anterior y la paritaria de 2014 achicaron los salarios, perjudicados por la inflación y el descuento del impuesto a las ganancias.


La AMM, fiel a su estilo, negoció a puertas cerradas el monto del bono, acompañado por la Federación de Profesionales.


¿Cuál fue el saldo?


El escalonamiento (también arbitrario) dejó insatisfecho a los de menor antigüedad, que recibirán un bono de menor valor. Los residentes se llevan la peor parte: el bono para ellos fue mucho menor. La sorpresa fue que el bono sufrió el descuento del impuesto a las ganancias.


La poda alcanzó el 30 por ciento.


El gobierno de la ciudad más rica del país, que incrementó la recaudación impositiva aumentando el ABL (y que repetirá con la patente del automotor) ¡recauda del mismo bono que paga como compensación salarial! El macrismo pone en marcha la confiscación del salario, con el impuesto que el kirchnerismo se niega a eliminar de los sueldos.

También te puede interesar:

Los investigadores denuncian tortura. La Policía busca impunidad sobre el caso de gatillo fácil del joven de 17 años.
Vamos por un plan integral de construcción de escuelas, controlado por la comunidad educativa.
El agua hizo estragos en las casas y los barrios pobres de  CABA y el Conurbano Bonaerense.
Los legisladores del PO-FITU, Gabriel Solano y Amanda Martín, se pronunciaron en contra de aprobar estos proyectos exprés en la Legislatura.