25/10/2020

San Rafael-Mendoza: caravana de municipales contra la oferta de 0%

Se realizó este sábado 24. Los trabajadores denuncian que cobran sueldos de miseria de $8.400.

Decenas de autos se movilizaron este sábado 24 por las calles de San Rafael (Mendoza) en un caravanazo convocado desde el Gremio Municipal en reclamo de mejores condiciones salariales. Tras el fracaso de las negociaciones paritarias, en las que el municipio ofreció un aumento que es del 0% en términos reales, los trabajadores del municipio protagonizaron una acción de lucha en defensa de sus salarios, desnudando la política de ajuste del intendente Emir Félix.

A principios del mes de octubre comenzaron las tratativas paritarias en el municipio sureño para discutir los salarios de los aproximadamente 2.500 empleados municipales. El secretario de gobierno, con mandato directo del Félix, envió una propuesta de aumento del 0%.

El salario básico con el que ingresan los trabajadores municipales es de 8.400 pesos y 2.400 pesos de un bono de ayuda alimentaria, una ayuda que es el reconocimiento de la miseria salarial y el hambre al que empujan a los trabajadores. El municipio ofreció un aumento de mil pesos en el salario básico a condición de que se redujeron mil pesos del “bono de ayuda alimentaria”. A su vez, el gobierno local expresó en la reunión paritaria su intención de reducir el “Bono covid” otorgado para los empleados que se encuentran en funciones en contexto de pandemia.

Transmisión de la caravana por Piuquén Medios:

El ánimo de los trabajadores municipales se ha caldeado en el marco de una política de ajuste permanente que impulsa el municipio pejotista de los hermanos Félix. La mitad del salario de los empleados municipales se encuentra conformado por bonos de diferentes tipos que se quitan o colocan en función de diferentes situaciones, pero en el marco de una precariedad laboral que crece al mismo tiempo que los niveles de pobreza.

Sin grietas para el ajuste

El municipio de San Rafael se ha manifestado repetidas veces como poseedor de un superávit fiscal, pero este solo se aplica en la concesión de obra pública a los empresarios amigos, mientras los trabajadores municipales se encuentran ganando sueldos por debajo de la  línea de la indigencia. Son trabajadores “esenciales” no tan esenciales. Para los trabajadores no existe grieta alguna entre el ajuste del gobernador Rodolfo Suárez y el de Emir Félix. Mientras en la capital mendocina se reprimía y perseguía a los trabajadores municipales, en el sur la política represiva se expresó en la suspensión de 15 trabajadores que habían participado en acciones en reclamo de sus salarios a principios de la pandemia.

Más que nunca es necesario enfrentar las políticas de ajuste y miseria del Estado, sea cual sea el color político del gobierno, por un salario digno, y que el peso de la crisis no sea descargado sobre las espaldas de los trabajadores.

 

También te puede interesar:

Impulsan un proyecto que busca eximir al departamento de Malargüe de la ley 7.722, protectora del agua.
Se realizará una concentración en las puertas de los tribunales en reclamo de justicia.
La Legislatura aprobó una norma que quita “beneficios” sociales a quienes participen de tomas.
Se necesita un congreso de delegados de base de la CTM para luchar por un salario mínimo de $50.000