20/07/2020

San Vicente-Misiones: enfermeros del Samic acampan en reclamo de la renuncia del director

El gobierno provincial no cesa en los aprietes a trabajadores de la salud.

Trabajadores de enfermería del Hospital Samic nivel III, de la ciudad misionera de San Vicente, hicieron pública esta mañana su denuncia a la patronal por persecución laboral y violencia de género. El principal señalado es el director del hospital, Antonio Pauluk, quien habría llevado adelante amenazas e insultos a sus trabajadores a raíz de la participación de los mismos en distintas acciones de reclamos por las condiciones de precariedad laboral que vienen viviendo en los últimos años.

Ante los continuos ataques y amenazas de la patronal, los y las profesionales de enfermería han decidido realizar un acampe frente al hospital y exigir la renuncia del director. Y anunciaron que la medida se sostendrá hasta obtener una respuesta favorable a sus reclamos.

Un regimentador en regla

La gestión de Pauluk al frente del Samic de San Vicente comenzó en febrero de este año. De amplia trayectoria en el sector privado de Salud, sus intenciones como director fueron que el hospital público “funcione desde una logística de sanidad privada”. Llevando este axioma a los hechos, su personal administrativo se compone de gente con amplia experiencia en las clínicas privadas de la ciudad.

La “logística privada” del director del hospital se aplica sobre todo en las condiciones y la precarización laboral. Trabajadores con contratos anuales que dependen de la buena voluntad del director para la renovación contractual, y otros en negro que deben cobrar a nombre de un tercero, son situaciones comunes en el Samic. Lo mismo ocurre con la falta de insumos médicos y ropa de trabajo, algo sumamente peligroso para los trabajadores de la salud y los pacientes en general.

Persecución laboral y violencia de género La situación laboral llevó a que los trabajadores de enfermería de San Vicente se sumen a sus compañeros de toda la provincia en reclamo por sus derechos. En el marco de esta lucha, los trabajadores se sacaron una foto con una pancarta frente a las nuevas instalaciones del hospital de nivel III – hasta la fecha sin funcionar- que enfureció al director del hospital, quien contestó al reclamo con persecución e insultos. A las amenazas de no renovación contractual se suman los destratos a las compañeras mujeres, sobre todo a las de mayor antigüedad, a quienes trata de recurso humano inservible. Las compañeras enfermeras trabajan 40 horas semanales por un sueldo que apenas si llega a los $23.000, y en muchas ocasiones son el único sostén de sus familias. La actitud del director del hospital demuestra su desprecio por quienes son el sostén de la salud en la localidad. Llamamos a todos los trabajadores de la provincia a apoyar esta lucha con acciones en cada localidad donde sea posible. La lucha por la defensa de la salud pública y de sus trabajadores es una lucha de todos.

También te puede interesar: