21/04/2011 | 1173

Santa Cruz: la rebelión de las bases petroleras

Asambleas masivas rechazan el 10% a cuenta
Por Corresponsal Desde Las Heras (Santa Cruz)

Mientras en la tarde del lunes todos los medios informaban que los obreros habían aceptado la oferta de un 10% a cuenta del convenio y el martes anunciaban «la reanudación de las tareas», las asambleas de base reunidas en la noche del lunes en Caleta y Truncado rechazaban el acuerdo en votaciones masivas; en la mañana del martes otro tanto sucedía en la asamblea de Las Heras.

Retamoso, el adjunto del repudiado Segovia, intentaba -en la tarde del martes- que una nueva asamblea levantara la huelga. El cuerpo de delegados, en un principio, había aceptado por mayoría, en una votación de 75 a 15, la Resolución acordada en el Ministerio de Trabajo, en donde no se permitió la entrada de los delegados de base enviados al efecto por la asamblea (se los alojó en otra oficina). El método de la asamblea que implementaron los delegados en un primer momento ha permitido a las bases superar, ahora, a la mayoría de esos delegados.

El intento de hacer pasar este acuerdo viene acompañado de la amenaza de despidos masivos, así como del desafuero de los delegados «rebeldes», además de la quita de personería al sindicato. Segovia, el secretario general, no ha renunciado, sigue controlando la zona sur de la provincia, que no para, y sigue agazapado.

La huelga y los piquetes se estaban reforzando en la madrugada del martes. La producción en toda la zona norte sigue totalmente parada en la mañana del martes 19.

Los petroleros de Chubut habrían acordado un 27% de aumento y tienen su convenio en vigencia. El reclamo de las bases es la equiparación con Chubut, pero solamente como medida de emergencia hasta el fin de la negociación del convenio en Santa Cruz.

En esta nota

También te puede interesar:

Contra los "retiros voluntarios", impulsemos asambleas y acciones para luchar por una salida de los trabajadores.
Condicionan el pago de la deuda paritaria, de 16,2%, a la instauración de una cláusula en ese sentido.
La burocracia ladra, pero busca negociar. Es necesaria la intervención de los petroleros