18/03/2020

Santa Cruz: se cae la disposición de Alicia Kirchner que pone en riesgo a los trabajadores de la educación

La gobernadora de Santa Cruz suspendió el lunes las clases pero ordenó a los docentes presentarse a cumplir horarios desde el martes, luego tuvo que retroceder mediante un decreto.


Primero intentó en medio de la crisis del coronavirus producir un nuevo acto de presión y sometimiento contra la docencia. El disciplinamiento del sector es una línea estratégica que Alicia sigue aún en tiempos de pandemia. Pero la taba se puede dar vuelta, y se dio vuelta. A última hora del martes 17 de marzo, se vio en la obligación de suspender todas las actividades no esenciales de la administración pública hasta el 31 de marzo.


Este giro abrupto tiene origen, en principio, en la pandemia que estalló en horas en Santa Cruz. Anoche se conoció que son más de 135 las personas aisladas y que hay un caso confirmado en El Calafate, el lugar en el mundo de la vicepresidenta, y en consecuencia se tomó la decisión de aislar a la mayoría de las localidades de la provincia.


También, y muy importante, el gobierno chocó con la resistencia ejercida por la docencia, que en debates escuela por escuela terminó retirándose masivamente y muy atinadamente hizo valer la posición gremial de no asistir a los establecimientos cuando las clases habían sido suspendidas. Por su parte ATE sumó un llamado a parar en todas las dependencias del Estado, hasta el 31 de marzo.


Boomerang


Por estos momentos el gobierno debe estar evaluando si valió la pena realizar un ataque desmedido sobre la docencia y los auxiliares de la educación cuando las clases ya habían sido suspendidas y la solicitud de presentarse en las escuelas no tenía ningún sentido práctico, más aún cuando se recomienda reducir la circulación a su mínima expresión.


El apriete del gobierno regresó como un boomerang cuando las y los trabajadores decidimos que nuestra salud y la de nuestros familiares y vecinos era más importante que cualquier amenaza.


Acorralada por la realidad, Alicia Kirchner emitió el decreto 0286 dispensado a todo el personal de asistir a sus lugares de trabajo hasta el 31 de marzo, la fruta estaba tan madura que se cayó sola.


A cuidarnos y preparar la lucha contra el ajuste


Si el coronavirus nos puede dejar alguna experiencia positiva, seguramente esta pequeña gran batalla que hemos ganado las y los docentes y trabajadores estatales será una de ellas.


La fuerza de cada sector gremial es fundamental, y tiene que ayudar a la unidad de los trabajadores estatales y docentes para la gran pelea por el salario que se necesita en Santa Cruz.


Se impone cuidarnos y promover todas las formas de organización, incluidos delegados de salubridad en cada lugar de trabajo, para superar esta etapa del coronavirus, mientras preparamos la lucha contra los salarios de pobreza que imponen Alicia Kirchner y Alberto Fernández al servicio del FMI.




 

También te puede interesar:

En el día del empleado de comercio, el DNI no es el único problema
Se organizan de manera independiente, mientras las burocracias firman paritarias de pobreza con el gobierno.
Escalada de contagios y crisis social.
Es necesaria la centralización del sistema de salud para enfrentar la pandemia.
Mientras, los y las trabajadoras de salud rechazan el acuerdo paritario de ATE y el gobierno, y se inicia un plan de lucha provincial.