28/08/2020

Santa Fe, el gobierno desaloja con la policía el piquete de lucha de Algodonera Avellaneda

Con más de 200 efectivos y 10 vehículos de la Policía de Santa Fe, el gobierno provincial y el Ministerio Público de la Acusación que le responde desalojaron por la fuerza el piquete de las y los trabajadores de Algodonera Avellaneda, ubicado en el Parque Industrial de Reconquista, luego de más de dos meses de conflicto. Toda la fuerza del Estado, que no apareció hasta ahora para obligar a que el pulpo sojero Vicentin deje de pagar salarios de miseria -que rondan los 23 mil pesos por 8 horas de trabajo, cuando la canasta familiar está en 70 mil- aparece para violentar el derecho de huelga y de protesta de trabajadores hambreados por un grupo económico que actúa al margen de la ley.

La lucha de las y los obreros textiles de Algodonera Avellaneda cumplió dos meses el pasado 12 de agosto, cuando fueron al paro para reclamar mejoras salariales y en las condiciones de trabajo. El salario de un trabajador textil es de $100 la hora más $10 por cada año de antigüedad, un salario de miseria de entre 20 mil y 25 mil pesos al mes, consolidado por la paritaria de hambre firmada por la burocracia de la Asociación Obrera Textil. Pese a la sobrecarga laboral, los turnos rotativos y que lxs compañerxs trabajan los fines de semana, la empresa se niega a reconocer siquiera un bono por productividad, que forma parte del pliego de 21 puntos que este colectivo obrero viene defendiendo en las audiencias de conciliación que Vicentin ha vaciado sistemáticamente.

Nuevamente el Ministerio Público de la Acusación y el juez Banegas se ponen al servicio de criminalizar la protesta social, enviando a las fuerzas represivas a resolver un conflicto laboral, mientras el Ministerio de Trabajo, a cargo de Roberto Sukerman, mira para otro lado, como lo ha hecho con la lucha de los profesionales de la salud, de los docentes reemplazantes, de los trabajadores del transporte, de municipales y de tantos otros que no encontraron a ningún «compañero» en la cartera, pese a la propaganda de los sindicatos burocráticos.

El gobierno de Perotti se mantuvo ajeno al conflicto durante un largo tiempo hasta que la persistencia de la lucha obrera lo obligó a tomar cartas en el asunto. Sin embargo, la intervención del Poder Ejecutivo no pasó de registrar la negativa de Vicentin a todos los reclamos, escudados en que los salarios de miseria que perciben alrededor de 500 trabajadores son los acordados en la paritaria nacional textil.

La lucha heroica de lxs obrerxs de Algodonera ha ganado relieve a nivel nacional por su tenacidad y porque conquistó la solidaridad de muchísimos sectores que ven cómo una vanguardia obrera se sacude la loza burocrática para defender sus derechos, organizada desde las bases, por delegados de sector y con asambleas de planta, recogiendo la mejor tradición de democracia sindical en oposición al abandono de la AOT.

Hechos, no palabras, hacen a la posibilidad del triunfo de este duro conflicto contra el pulpo defraudador Vicentin. Importantes organizaciones sindicales vienen de pronunciarse en apoyo a la lucha de Algodonera, pero no han tomado ninguna medida real en apoyo a la lucha. Reclamamos que esas direcciones sindicales rompan con el «Pacto social» del gobierno, la UIA y la CGT y convoquen a un plenario regional de delegados con mandato y a un paro regional por la victoria  obrera en Algodonera. Esto será un punto de apoyo clave para la pelea que está planteada frente al default de Vicentin y el retroceso del gobierno de Alberto Fernández, que finalmente ni interviene ni expropia la empresa, y se ha colocado como un acreedor más, favoreciendo la quiebra y el desguace para cobrar las deudas

Viva la lucha obrera de Algodonera. Basta de tregua. Por un paro regional en defensa de lxs textiles.

   

También te puede interesar:

Los sectores docentes afectados se movilizan este jueves 3/12 a Gobernación.
Se impone el paro general de todos los trabajadores del Complejo Oleaginosos Agroexportador por el salario, el CCT y en defensa de los puestos de trabajo del grupo Vicentin.
Por un impuesto progresivo a las cerealeras que financie un plan de obras públicas bajo control de las asambleas barriales.
En medio de la pandemia y con un presupuesto de miseria. Necesitamos un plan de lucha.