04/11/2021

Santa Fe: una aceptación que no cierra el conflicto paritario docente

Entró en crisis el “pacto social” de burocracias y gobierno, augurando un etapa de fuertes luchas.

La aceptación de la paritaria por 17.452 votos contra 14.442 votos por el rechazo, más que cerrar la crisis en torno a la cuestión salarial docente, ha dejado en evidencia la debilidad en que sustenta el ajuste de Perotti y Alesso, quienes han tenido que echar mano a todo tipo de maniobra para imponer una aceptación que es una victoria a lo Pirro.

Es un hecho inédito, al menos en los últimos 18 años, que la conducción provincial de Amsafe impulse la aceptación de una oferta salarial rechazada, sin ningún tipo de modificación ni mejora. Un hecho que pone de manifiesto el importante rol que están jugando las burocracias sindicales oficialistas a nivel nacional y en el conjunto de los sindicatos, a la hora de contener los reclamos obreros y sostener el pacto social del cual se sirve el gobierno para hacer pasar el ajuste fondomonetarista.

Alesso y la celeste, al servicio de Perotti y el ajuste del Frente de Todos

La burocracia de Alesso y Cía echó mano a todos los recursos para desarmar un conflicto al cual nunca quisieron ingresar. Por eso, con su primera aceptación avalaron la mentira del gobierno en cuanto al porcentaje del 17% de la oferta (un 12% real), y aceptaron sin chistar la permanencia aún de las sumas en negro, aunque ello implique un incumplimiento paritario por parte del gobierno desde el mes de abril pasado. Ante el mandato de la docencia santafesina de iniciar un plan de lucha, se jugaron a boicotearlo convocando entre gallos y medianoche a una concentración frente al Ministerio de Educación en Santa Fe, que, sin preparación alguna, buscó ser una medida de aparato para salir del paso y no para organizar una respuesta contundente a los ataques del gobierno.

Ante la definición del gobierno de no mejorar la oferta salarial, la conducción celeste reforzó con todo su operativo de disuasión de un plan de lucha. Al planteo de aceptación de la propuesta tal cual fue rechazada, le sumaron una “campaña del miedo” centrada en publicitar en redes a través de sus delegados, y con el boca en boca en las escuelas, los montos que no se percibirían de no aceptar la propuesta. Esto, vale recordar, en el contexto en el cual el gobierno violó la ley de paritaria docente desconociendo la mayoría de Amsafe en la mesa paritaria y discriminándola al no liquidarle a los docentes públicos el aumento que sí le liquidó a los privados y estatales. Un avasallamiento inaudito por parte del gobierno.

Para encubrir todo este paquete de entrega, presentaron junto a esto la idea de solicitar la intervención del gobierno nacional a través de una comisión de mediación (algo contenido en la ley de paritaria provincial). Como lo denunciamos desde Tribuna Docente en la última asamblea del departamento Rosario, esta orientación representaba una maniobra de dilación que dejaba en manos del mismo partido y del gobierno nacional, que sienta las directrices generales del ajuste en curso y que incluso apoyó en las internas electorales al gobierno hambreador de Perotti, la responsabilidad de “destrabar” a favor de la docencia un conflicto que unos y otros pretendían hundir.

Los debates en la oposición y los desafíos planteados

La votación que arrojó la aceptación de la propuesta por un margen ajustado de 3.000 votos (con inusuales altas votaciones de padrón en departamentos como La Capital, San Cristóbal y Vera que hacen pensar en la posibilidad de fraude), coloca a la burocracia de Alesso y la celeste en un cuadro de crisis importante a partir de lo expuesto que han quedado sus acuerdos con el gobierno. Los resultados a favor del rechazo en departamentos como Castellanos o San Lorenzo, donde dirige la celeste y triunfó el rechazo, colocan a la oposición docente nucleada en la “4 de Abril” ante un desafío importante.

Sin embargo, desde la oposición, y fundamentalmente desde las seccionales dirigidas por esta, no se logró desenvolver una alternativa a los bloqueos de la burocracia y una vía de organización de los reclamos a nivel provincial. En este punto, como venimos planteando, es necesaria la convocatoria a un plenario provincial de delegados y activistas docentes que tome en sus manos las tareas del momento. Sin embargo, las agrupaciones enroladas en el centroizquierda y la CTA-A Rosario hacen seguidismo a la Celeste, planteando que una iniciativa de este tipo “divide al gremio”. Pero el oficialismo de Alesso, por otra parte, practica la división de aparato, paralelizando la vida sindical en la seccional Rosario. Un plenario provincial convocado por la oposición serviría para desenvolver la lucha, dando una perspectiva a la docencia de la provincia, que mostró su disposición combativa en cada escuela rechazando la paritaria de hambre.

La aceptación de la propuesta del gobierno se da sobre un final de año muy difícil, luego de dos años de pandemia, durante los cuales las escuelas y la educación sufrieron un cuadro de crisis y vaciamiento de la mano de los gobiernos ajustadores. En este cuadro, una parte de la docencia que había rechazado inicialmente la propuesta, se ha allanado a aceptar la oferta salarial del gobierno. Pero la bronca de la docencia quedó y burocracia y gobierno no han salido fortalecidos de este conflicto. Se augura un 2022 de fuertes luchas educativas, teniendo en la paritaria un punto al rojo vivo. Esto es algo que ni Alesso ni Perotti pueden soslayar, y es de lo que tenemos que servirnos los sectores combativos en Amsafe para para reagrupar a toda la docencia predispuesta a luchar y preparar un verdadero plan de lucha por todos nuestros reclamos.

Llamamos a las seccionales opositoras, delegadxs antiburocráticxs y a toda la docencia de la provincia a desenvolver esta perspectiva. Para que las burocracias subordinadas a los gobiernos de turno no sigan entregando nuestro salario y nuestros reclamos. Por un salario igual a la canasta familiar, por la defensa de las jubilaciones y nuestra obra social, por la estabilidad laboral de todos aquellos compañeros vulnerados (destitularizados) y todo nuestro pliego.