Avellaneda, 14 de junio de 2003


A los compañeros de la Cooperativa:


Saludo la iniciativa tomada por ustedes para superar los problemas acuciantes de nuestro país: el hambre y la desocupación, flagelos de esta sociedad en que vivimos. La lucha de ustedes, por trabajo genuino, por la reapertura de una fuente de trabajo es un ejemplo para todos los trabajadores. No hay que b ajar los brazos, seguir en el camino que se han trazado hasta lograr el objetivo de poner a producir la fábrica para mejorar en definitiva las condiciones materiales que toda persona debe tener en nuestro país.


Me pongo a disposición de ustedes para todo lo que esté a mi alcance, sumándome a los que generan trabajo, pan y dignidad para los trabajadores.

También te puede interesar:

Continúa el plan de lucha contra el ajuste y hambre.
Contra el ajuste en los comedores y por un fin de año sin miseria.
Miles de familias trabajadoras no cuentan con servicios esenciales.
Jornada nacional, por un bono compensatorio de $15.000 y un fin de año sin hambre.
Escribe Eduardo Salas. Las conclusiones de los actos del Partido Obrero.
Las luchas y tareas que dejan el enorme acto del PO