Sindicales

27/11/2014

|
1342

Se habilitó la expropiación


La Legislatura provincial aprobó la ley N° 2.932 que autoriza al municipio de Cutral-Có a declarar de utilidad pública y expropiar el inmueble de Cerámica Stefani. La norma estipula el pago de una indemnización y el advenimiento de la patronal vaciadora.


 


Con la sanción de dicha ley, el municipio está habilitado para efectivizar la expropiación, que costará más de 7 millones de pesos al municipio. Para ello, el intendente Rioseco tomará un crédito con el Enim (ente intermunicipal), creado después del Cutralcazo para administrar las regalías del yacimiento El Mangrullo.


 


Esta ley representa un paso adelante para terminar con la precariedad legal en la que se encuentra la cooperativa. La fábrica aún se encuentra en concurso de acreedores.


 


El pago de más de 7 millones de pesos a Vladimiro Stefani constituye una enorme concesión al vaciador, que aún adeuda a los trabajadores aportes jubilatorios y de obra social. Incluso persisten las deudas a los proveedores y al municipio. En ese sentido, la limitación más importante de la ley es la cláusula del advenimiento -es decir, el acuerdo de los expropiados. Ocurre que a través de ella se inicia un proceso de chicanas judiciales que pueden dilatar el trámite expropiatorio. En el caso de Zanón, la concreción de la ley demoró más de tres años.


 


 


La usurpación de Rioseco y la independencia política


 


La sanción de la ley fue utilizada por Rioseco como un acto de campaña de su candidatura a gobernador. El ex cristinista y ahora sciolista participó de la sesión junto a Mariano Mansilla del UNE, y en la conferencia de prensa posterior se arrogó la representación de la lucha histórica de los trabajadores de Stefani. Allí Rioseco se mostró defensor de la cooperativa e “invitó” a los obreros a seguir el camino de la empresa El Petróleo, una cooperativa de corte capitalista.


 


Se trata de un acto de usurpación política de una lucha que tiene un enorme respeto y autoridad en el pueblo de Cutral-Có y la provincia. Los obreros iniciaron la producción en defensa de sus puestos de trabajo en 2010 ante la retirada definitiva de la patronal. La enorme lucha contó con carpas del aguante, festivales, cortes de rutas y movilizaciones. El pico más alto de esta gesta fue el plebiscito que se realizó en la ciudad, donde más de 5.000 personas se movilizaron para votar por el Sí al emprendimiento obrero.


 


Rioseco militó por su desalojo y por el no a la continuidad de Stefani en el plebiscito. El paso que significa la aprobación de esta ley sólo ha sido posible por la tenacidad y la firmeza de los obreros de Stefani.


 


La postura de Rioseco no sólo es demagogia electoral: apunta a una cooptación política, destinada a convertir a Stefani en una cooperativa capitalista. La independencia política de los trabajadores de Stefani, frente al gobierno de Rioseco, es la única garantía para efectivizar la expropiación y la renovación tecnológica que la fábrica necesita.


 


El Partido Obrero, que ejercerá la banca del Frente de Izquierda, se coloca a entera disposición de la lucha de los obreros de Stefani. La lucha por la estatización sin pago bajo control obrero de todas las fábricas ceramistas sigue a la orden del día.