17/07/1997 | 548

Se levantan los obreros del Pescado

Los trabajadores del pescado se han sumado decididamente al ciclo de rebeliones populares. Desde el 8 de julio han cortado las arterias centrales del puerto e instalado una concurrida olla popular.


El detonante fue la situación de extrema miseria que genera la imposibilidad de atravesar los meses tradicionalmente flojos de trabajo, por parte de más de medio gremio, que no cuenta con las garantías convencionales que brinda la estabilidad laboral. Frente a esta situación, un conjunto de activistas y delegados decidieron convocar a una asamblea para lanzar un movimiento que acabe con el trabajo en negro, por la plena vigencia del convenio colectivo del ‘75 y por el otorgamiento de un subsidio para todos los compañeros que atraviesan esta situación.


Fruto de esta convocatoria, unos 80 compañeros resolvieron colocar una olla popular permanente, realizar cortes progresivos de calles hasta lograr el bloqueo total de ingreso de la materia prima al puerto. Al momento de escribir esta nota, la Comisión de Lucha electa, junto al creciente número de trabajadores que confluyen hacia la olla instalada en el corazón del puerto, ha organizado piquetes de hasta 300 compañeros bloqueando las arterias principales. “El puerto de Mar del Plata está en llamas” (tituló Crónica).


La presencia del juez, el comisario y el delegado municipal, lejos de amedrentar a los manifestantes, reforzó sus peticiones, ya que no pudieron ser refutadas por ninguno de los funcionarios. El plan de lucha contempla una serie de movilizaciones hacia la Cámara patronal y el Ministerio de Trabajo. La asamblea votó la salida de un petitorio destinado a obtener el pronunciamiento de las centrales obreras, los sindicatos, los partidos políticos y toda organización de trabajadores, de solidaridad activa con esta lucha y por un fallo judicial colectivo que obligue a las empresas a reconocer la relación laboral de la creciente lista de trabajadores que se están empadronando en la olla popular. Numerosos obreros de las ‘coopetruchas’ han presentado cartas documento exigiendo su efectivización o el derecho a ser indemnizados.


Sumar a los trabajadores en relación de dependencia está abiertamente planteado, detrás de la consigna “Todos juntos y en blanco podemos conseguir un aumento salarial”.

También te puede interesar: