Sindicales

29/7/2015

|
1374

Se levantó el acampe telefónico: balance de una enorme lucha

19 reincorporaciones, vamos por las que faltan


 El 21/7 luego de 44 días se levantó el “Acampe Telefónico” en la puerta del Edificio Republica de Telefónica al obtener la reincorporación de 19 compañeros y el pago de una suma menor al resto de los despedidos. Se impone un balance de esta enorme lucha llevada adelante por 32 trabajadores despedidos por una subcontratista de Telefónica, para defender sus puestos de trabajo y el derecho a la organización sindical, salario y condiciones de trabajo.


El “Acampe Telefónico” se decidió luego que una patota de la Uocra de La Plata (del “pata” Medina) golpeara a delegados y trabajadores agremiados en UETTel (Unión de Empleados y Técnicos Telecomunicaciones), ocupara el obrador e impusiera un cierre de la subcontratista Tepripla, pactado con Telefónica y el Ministerio de Trabajo. Toda una acción ilegal y mafiosa coordinada con la patronal y la zona liberada por la policía. Muy similar a lo que sucediera con nuestro compañero Mariano Ferreyra.


La Uocra, Telefónica y sus contratistas, firmaron un acta en el Ministerio de Trabajo para cerrar una subcontratista organizada y crear una nueva sin presencia sindical de UETTel y dominada por la Uocra, que ingreso trabajadores por la “bolsa de trabajo” regenteada por la patota de la Uocra. Los Sindicatos telefónicos de La Plata y Buenos Aires (Soessit y Foetra, respectivamente) evitaron durante los 44 días del conflicto pronunciarse contra los despedidos y repudiar a las patotas de la Uocra, amparadas por el gobierno “nacional y popular”. 


Resultados y balance


La dirección de la CTA Autónoma donde se encuentra el Sindicato UETTel, realizó un balance de esta lucha donde dice que “se concretó la reincorporación de los despedidos que había dado origen al conflicto” (Agencia de noticias de la CTA 23/07/15). Esto es falso, porque quedaron compañeros despedidos, entre los que figuran delegados e integrantes de la Comisión Directiva del Sindicato UETTel y varios activistas destacados de la organización de los tercerizados. Es llamativo que Jorge Castro, Secretario Gral. De UETTel y Secretario Gremial de la mesa de la provincia de Buenos Aires de la CTA afirme que “logramos un acuerdo con la empresa que nos deja muy satisfechos” (http://www.agenciacta.org/spip.php?article16638) cuando quedaron afuera dirigentes del sindicato y compañeros que llevaron adelante esta enorme lucha.


 


Tratar de ocultar este hecho, tiene su correlato en las limitaciones de la dirección de la CTA MIchelista que bloqueo la participación plena de la Asamblea de despedidos y de la propia comisión directiva de UETTel en el desarrollo del conflicto y las negociaciones con al empresa. De entrada se planteó la necesidad de ir a fondo en un plan de lucha por la reincorporación de todos los despedidos. Lo cual debería haber sido condición, desde un inicio, para cualquier negociación. No solo por cuestiones legales sino de principios y de defensa de la organización sindical de los trabajadores. El resultado del conflicto plantea un balance de esta enorme lucha que llevó a un núcleo relativamente pequeño de trabajadores a enfrentar a una multinacional amiga del gobierno, la burocracia sindical de la UOCRA, la directiva de FOETRA, el ministerio de trabajo, la justicia y las fuerzas represivas.


La enorme disposición combativa de los despedidos que venían de una tradición de lucha por sus derechos y conquistas, chocó en reiteradas ocasiones, con los límites de una dirección que se se negó a movilizarse al Ministerio de Trabajo, a realizar una amplia movilización popular en La Plata y a extender la solidaridad en el gremio (efectivos y tercerizados), lanzando un plan de lucha y una agenda concreta de medidas, para preparar con más fuerzas cada iniciativa. 


No compartimos la caracterización de la CTA como un triunfo cuando no es así. La lucha ejemplar de los compañeros que aguantaron 44 días de Acampe, lejos de sus familias, con el frio y superando el desalojo y los aprietes, terminó imponiendo una negociación, en un contexto de desgaste, que permitió reincorporar a 19 compañeros, y un compromiso de un resarcimiento económico a los que quedaron afuera, que en un primer momento fue presentado en concepto de “capacitación” con la posibilidad de ser reincorporados luego de la misma, y que finalmente será “a cuenta de futuros reclamos” para el caso de demandas, etc. Hasta el momento el acta firmada con las contratistas y Telefónica con la dirección de la CTA no se ha dado a conocer. 


Saludamos la enorme lucha de los compañeros, que han hecho una escuela para futuros conflictos y llamamos a realizar un balance de la misma y las perspectivas que se abren, tanto entre los tercerizados como efectivos del gremio y el conjunto del movimiento obrero que está luchando por una nueva dirección de los sindicatos.