26/12/2002 | 773

Se tienen que ir todos

No le demos tregua a Acuña

Después de la presentación del Polo la semana anterior, recibimos los bolsones en los barrios. Acuña trajo la comida para los seis comedores y tuvo su bienvenida en Fargo. Los desocupados decían al intendente a viva voz: ¡La comida no la esperábamos en auto sino en un camión! ¡Son ochocientas raciones, esperamos un camión! Varios vecinos le dijeron ser afiliados del PJ y que actualmente renunciaban para unirse al Polo y al PO.


El mismo lunes 16, nos fuimos al Municipio con delegaciones de todos los comedores y le arrancamos la cena para el barrio Fargo y el compromiso de discutir la provisión de alimentos a cargo del Municipio para los seis comedores y un merendero.


Hay mucha bronca por abajo, y por arriba, división y desconcierto.


En los barrios como Atepan, los punteros son increpados y golpeados por su propia gente, porque los subsidios, bolsones y alimentos no aparecen. No pueden garantizar un plato de comida. El intendente Acuña se molesta porque los «mocosos» de 13, 15 y 17 años no le dan tregua y le discuten de igual a igual la comida, las becas, el boleto estudiantil, de la mano del Polo Obrero, con métodos de lucha, con organización.


A diario se marcha a los supermercados (Carrefour, Jumbo) y fábricas (Fargo) buscando alimentos para parar la olla.


Se abre ahora la necesidad de un plan de lucha zonal. Así lo resolvió una asamblea del Polo de Barrio Mitre en la puerta del Banco Provincia con los compañeros que no cobraron. Se resolvieron Asambleas y plan de lucha hasta efectivizarlos en los barrios Fargo, Mitre, Atepan, San Alberto, Morris, la Z y Newbery. Muchos de estos compañeros agotaron su experiencia con el PJ.


Fuera Acuña, Solá y Duhalde. Que se convoque a una Asamblea Constituyente con poder.


 

También te puede interesar:

El gobierno convocó a las organizaciones para el día lunes.
Continúa el plan de lucha contra el ajuste y hambre.
Contra el ajuste en los comedores y por un fin de año sin miseria.
Miles de familias trabajadoras no cuentan con servicios esenciales.
Con una jornada en distintos puntos del país reclaman un bono compensatorio de $15.000 y un fin de año sin hambre.
Jornada nacional, por un bono compensatorio de $15.000 y un fin de año sin hambre.