08/07/2020

Sigue el paro de las plantas pesqueras de Puerto Deseado

Reclaman por aumento de salarios.

A pesar de las temperaturas bajo cero, con sendas movilizaciones realizadas durante el fin de semana y la continuidad de las “asambleas permanentes” y  acampes en los cuatro accesos que tiene el parque industrial, más de 500 operarios de las plantas pesqueras de Puerto Deseado sostienen la lucha por aumento de salarios.

Por la mañana de este miércoles, una nueva movilización hacia las puertas del municipio congregó a los referentes y delegados de la actividad pesquera, el Stia, que nuclea a los trabajadores de plantas pesqueras, Suepp (estibadores), guincheros, Seamara, ATE y Camioneros.

Exigen la presencia de las autoridades provinciales, para discutir la recomposición salarial y la parálisis del puerto.

Durante el mediodía de este domingo, los trabajadores esperaban por un “acercamiento” de las partes, pero fuentes sindicales confirmaron que la iniciativa no prosperó.

Los funcionarios del Ministerio de Trabajo se hacen eco de las exigencias patronales que piden “que se levanten las medidas de fuerza para sentarnos a dialogar”, y que “hay que entender” a las empresas que están en crisis.

Sin embargo, los trabajadores son conscientes del nivel de superganancias que han tenido los exportadores en esta última etapa. Más de 600 containers de entre 23 a 25 toneladas cada uno de productos de mar (centolla, calamar, langostino, etc) han salido desde el puerto local. Para ilustrar algunos números, solo basta con decir que un container de merluza negra tiene un valor de 23 millones de dólares y se han ido 19 completos el mes anterior.

Vale recordar que solicitan un aumento de sueldo de 15 mil pesos de bolsillo, entre los que cuentan los 4 mil pesos que ya perciben por decreto nacional. Las empresas por su parte ofrecen 9.400 pesos, que también incluyen el decreto.

Las empresas argumentan que la situación de crisis de producción y exportación, en el marco de la pandemia, imposibilita una mejora salarial para los trabajadores del sector. Lo cierto es que, como manifestó un delegado de una de las empresas, los operarios pesqueros son los peores pagos dentro de la cadena productiva: uno con 10 años de antigüedad y 45 horas semanales de trabajo ronda los 35 mil pesos de sueldo mensual (Mar y Pesca, 23 de junio). Un monto especialmente escaso cuando se lo contrasta con el costo de la canasta familiar en Santa Cruz.

“La utilización de la mano de obra barata poco les importa. Que los obreros son simplemente un número más para ellos, es un hecho. Nadie lo entiende hasta que le toca de cerca. El pueblo debería entender la situación de este grupo de trabajadores que dejan la plata acá y no se la llevan en pala como los empresarios”, declararon los delegados, en un comunicado difundido el viernes a través de sus redes sociales.

Estos ataques por parte de la Justicia y del Ministerio de Trabajo muestran a las claras las intenciones del Estado de querer amedrentar a los trabajadores que sostienen la lucha, para que abandonen las medidas de fuerza y retornen a su labor. Su objetivo es el de descargar la crisis sobre la espalda de los trabajadores. Y, de no ser así, responsabilizarlos de las pérdidas y usar eso para echarlos.

Ante la presión de las empresas que envían telegramas y de los posibles despidos por ser declarada ilegal la medida, la asamblea de delegados decidió sostener el paro por tiempo indeterminado

Desde la Coordinadora Sindical Clasista, llamamos a redoblar los lazos de solidaridad con los trabajadores en Lucha.

 

También te puede interesar:

Por una presentación de la empresa Exterran ligada a la industria petrolera.
Vamos por la reapertura inmediata de paritarias para los trabajadores.
Crece la organización del colectivo LGBTI+, independiente del poder político.
Un mensaje tardío y vergonzoso de la gobernadora Alicia Kirchner.
La conferencia de prensa puso sobre relieve la miseria de la política del gobierno provincial.