Sindicales

14/6/2023|1670

Sigue la huelga docente y se profundiza el jujeñazo, desafiando los ataques de Morales

El gobernador dio una conferencia de prensa amenazando con descuentos salariales, pero la lucha crece y continúa extendiéndose a otros gremios.

Diez días de huelga.

Cuando van diez días de huelga docente en Jujuy, el gremio Cedems (Centro de Docentes de Enseñanza Media y Superior) se ha convertido en una referencia de lucha para todo el pueblo de la provincia.

El gobernador Gerardo Morales dedicó su conferencia de prensa del martes 13 a atacar directamente al Cedems, amenazando a los docentes para que terminen con el paro y vuelvan a las clases, anunciando que iban a sufrir los descuentos de los días de huelga y del presentismo. Sin embargo, el resultado fue que radicalizó aún más al movimiento docente, que sigue con el paro por tiempo indeterminado y multiplicó su presencia en las calles. El reclamo de la docencia es un salario básico de $100.000 y $210.000 de bolsillo.

Esto muestra la importancia de recuperar los sindicatos, como es el caso de la dirección combativa en Cedems, que eso ha contagiado a las bases de los otros gremios, como Adep y Sadop, lo vemos en los docentes privados están rebelados. El proceso se expande al conjunto del movimiento obrero, empezando por la coordinación general del sector público con un paro provincial de todos los gremios estatales, y ahora se conformó una mesa intergremial que compone también a gremios privados, como la bancaria o los mineros que se sumaron también a la lucha.

Este frente único del movimiento obrero organizado contra el gobierno es un paso adelante en la lucha contra el ajuste, las paritarias a la baja y los salarios de hambre. Es acompañada además por el movimiento piquetero, que representa la la rebelión de los desocupados, y con su organización independiente y unida a las luchas populares ha conformado una fuerza social muy fuerte en la calle. Esa es la fuerza para derrotar definitivamente a la dictadura de Morales.

Esta gran lucha recoge una amplia simpatía popular. Es necesario unir toda esa fuerza para imponer un paro general por los salarios y contra la reforma constituyente reaccionaria.

Dentro de este proceso, un sector impulsa como orientación dejar de concentrarse en el problema de los salarios y enfocarse solo en la reforma, una posición que debilita a un movimiento de lucha que se formó por esas reivindicaciones. En cambio, la tarea es hacer confluir la lucha contra la reforma en función de la pelea por el salario. Una de las claves es que el movimiento tenga un principio de democracia sindical, es decir que las asambleas sean las que decidan cómo continúa la lucha, tal como están haciendo los docentes.

La perspectiva que impulsa el Partido Obrero es un gran plenario de delegados de base, un encuentro de trabajadores ocupados y desocupados, y las comunidades originarias, para debatir un plan de lucha y un programa hasta terminar de derrotar a Morales y abrir paso a una alternativa política propia de los explotados de Jujuy.